Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Entrevista

"Hemos continuado desarrollando nuestros objetivos de fortalecer institucionalmente a la Defensoría Universitaria y de ampliar su capacidad operativa"

Tras culminar su segundo año de gestión, el defensor universitario Johnny Zas Friz hace un recuento de los pasos que seguirá su oficina y de la importancia de un regreso a la presencialidad de forma oportuna, didáctica y masiva.

  • Johnny Zas Friz
    Defensor Universitario
  • Texto:
    Daggiana Gómez
  • Foto:
    Archivo PUCP

La memoria anual 2021-2022 elaborada por la Defensoría Universitaria PUCP hace un recuento de los principales avances institucionales, las acciones para incrementar su capacidad operativa y las cifras en relación a las atenciones realizadas en nuestra casa de estudios. Para conocer más sobre su segundo año de gestión conversamos con el Dr. Johnny Zas Friz, nuestro defensor universitario. 

¿Cuáles han sido los principales avances que ha tenido la Defensoría Universitaria (DU) entre marzo del 2021 y marzo del 2022? 

Hemos continuado atendiendo las consultas y las quejas presentadas por diferentes integrantes de nuestra comunidad universitaria, y hemos continuado desarrollando nuestros objetivos de fortalecer institucionalmente a la Defensoría Universitaria y de ampliar su capacidad operativa. Ya contamos con un abogado asesor, hemos creado un voluntariado a implementar y tendremos practicantes preprofesionales. A través del Informe Defensorial Universitario “Grupos vulnerables y efectos de la pandemia del Covid-19 en la salud mental, la matrícula y las clases en la comunidad PUCP”, hemos iniciado el desarrollo de los informes defensoriales previstos en nuestro plan de trabajo.

Desde el 2021, la PUCP suma esfuerzos para gestionar el retorno seguro y gradual a la presencialidad. ¿De qué manera la DU seguirá velando por la integridad de nuestra comunidad universitaria en el contexto de pandemia? 

La DU mantendrá todos sus canales virtuales de comunicación, como el módulo de atención virtual de su página web y los correos institucionales. También mantendremos las reuniones vía Zoom y vía telefónica, imprescindibles durante el confinamiento. Cuando volvamos al campus se agregarán la atención presencial y el uso de los teléfonos fijos de la oficina.

“Entre las recomendaciones para el regreso al campus está la promoción de un proceso de retorno ordenado, gradual y progresivo; la evaluación de la incorporación de los servicios universitarios en bibliotecas y comedores; y la difusión oportuna, didáctica y masiva”.

Entre las recomendaciones que formuló la DU para el regreso al campus estaban la promoción de un proceso de retorno al campus universitario ordenado, gradual y progresivo; la evaluación de la incorporación de los servicios universitarios en bibliotecas y comedores; y la difusión de la información relacionada con el proceso de transición hacia el retorno al campus universitario, incluidos todos los protocolos de actuación de este proceso, de manera oportuna, didáctica y masiva.

Del total de 162 quejas y consultas presentadas, 99 fueron planteadas por hombres y 63 por mujeres. Además no se registran quejas presentadas por miembros de la comunidad LGBTIQ+. ¿Cómo explicar estas cifras? 

La DU ha ofrecido varios canales virtuales de comunicación y ha garantizado la absoluta confidencialidad de toda la información recibida de todas y todos quienes han presentado consultas y quejas. Una explicación podría ser que la DU no tiene ninguna capacidad sancionadora ni puede imponer ninguna decisión. Sin embargo, considero que es fundamental visibilizar los problemas y dar una oportunidad a la persuasión y al convencimiento para resolverlos. 

¿Cuáles son los temas de consultas recurrentes que se identifican y cómo se abordan? ¿Hay una estrategia diferenciada? 

Los temas más consultados fueron los procedimientos disciplinarios (la aplicación del Reglamento Unificado de Procedimientos Disciplinarios de la PUCP) con 14 consultas, la matrícula (cuotas académicas, cambio de unidad académica y cumplimiento de pre requisitos) con 8 consultas, el hostigamiento sexual (la aplicación del Reglamento Unificado de Procedimientos Disciplinarios) con 7 consultas y el maltrato docente (en sus manifestaciones de docente a docente y de docente a estudiante) con 3 consultas. En las consultas se brinda toda la información relevante, se analiza la situación concreta y las acciones que podrían darse para abordar el tema planteado.

“Se recomienda evaluar el incremento de profesionales psicólogos y psicólogas en la Oficina de Bienestar Psicológico, contar con una lista de psicoterapeutas, evaluar la suscripción de convenios con instituciones de salud mental, entre otros”.

Vemos que una de cada cuatro quejas ha tenido un resultado “positivo”, es decir, las unidades y personas a cargo han aceptado las recomendaciones formuladas por la DU. ¿Hay alguna característica común en este grupo?

Los resultados positivos corresponden al 25% del total de quejas, los resultados negativos corresponden al 46% del total de quejas y hay un 29% sobre el cual no hay información o no se ha producido aún un resultado definitivo. Las quejas objeto de un resultado positivo son de distintas materias y no hay una homogeneidad temática. Como hipótesis, podríamos plantear que las recomendaciones relacionadas a estas quejas serían menos controvertidas. La DU debe poner énfasis en reducir el porcentaje de las quejas sobre cuyos resultados no hay información o no tienen un resultado definitivo. Se requiere un mayor seguimiento de estas quejas.

¿Qué acciones se están tomando para procurar mejoras en temas de salud mental y protección a grupos vulnerables? 

En materia de salud mental, el último informe plantea recomendaciones normativas, organizativas, ejecutivas y comunicacionales, como evaluar el incremento de profesionales psicólogos y psicólogas en la Oficina de Bienestar Psicológico; contar con una lista de psicoterapeutas y entidades a las cuales se pueda acudir para los casos de una psicoterapia que supere el límite de sesiones del servicio universitario; evaluar la suscripción de convenios con instituciones de salud mental; crear un mecanismo de atención directo para emergencias emocionales dirigido a las y los estudiantes, así como al personal docente y administrativo; y realizar las acciones recomendadas por la Oficina de Bienestar de la PUCP y por el Consorcio de Universidades.

También se proponen recomendaciones para diversos grupos vulnerables en nuestra comunidad PUCP como las y los estudiantes, docentes y personal administrativo con discapacidad; los becarios y las becarias de las Beca 18, Ordinaria, de Comunidades Nativas Amazónicas (CNA) y de Orfandad; el personal tercerizado que labora en la PUCP; y la comunidad LGTBIQ+. La DU deberá realizar el seguimiento de las recomendaciones para verificar la implementación de sus propuestas.

Conoce el trabajo de la Defensoría Universitaria

Recuerda que la Defensoría Universitaria (DU) es un ente mediador pero no sancionador. Ten en cuenta que los pronunciamientos, recomendaciones y propuestas la DU no pueden modificar por sí mismos las decisiones de los órganos de gobierno de la Universidad.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.