Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Personajes PUCP

Recordando el legado de Guillermo Dañino, uno de los grandes difusores de la cultura china

Lingüista, profesor, sinólogo, traductor, poeta, actor, hombre de fe y, sobre todo, una persona de gran nobleza y humildad. Guillermo Dañino fue uno de los más destacados divulgadores de la cultura y poesía china en Occidente. En esta nota repasamos parte de su historia e importante legado.

El pasado 2 de enero falleció a los 93 años Guillermo Dañino Ribatto, uno de los grandes difusores y apasionados de la cultura china, quien dedicó su vida a construir un puente entre el Perú y el país asiático. Fue parte de nuestra institución como profesor del Centro de Estudios Orientales y en su prolija producción encontramos diversos estudios y publicaciones sobre la cultura china, su propia producción poética, y su participación como actor en casi 30 películas, cortometrajes y documentales.

El comienzo del viaje

Guillermo Dañino nació en Trujillo, en diciembre de 1929. Desde joven se interesó por las lenguas extranjeras y las Humanidades, y posteriormente ingresó a la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (conocidos también como hermanos de La Salle), con el fin de convertirse en educador. Una tarde mientras ejercía como profesor de Semiótica en tres instituciones distintas (entre ellas, la PUCP), recibió una importante propuesta por parte de un representante de la Embajada China en el Perú, quien le ofrecía viajar a Nanjing para ocupar un puesto de profesor. 

Fueron seis años viviendo en Nanjing en los que compartió su tiempo entre la enseñanza y el estudio del chino. Posteriormente, vivió en Beijing y llegó a visitar el país asiático casi por completo. En el 2015, declaró a Puntoedu: “De las 34 regiones políticas que tiene China, tan solo he conocido 33”, evidenciando con humildad su profundo conocimiento del país asiático.

La experiencia resultó trascendental para Dañino, quien señaló durante una entrevista realizada por China Files, que el país asiático había cambiado su visión del ser humano. “China marcó mi vida, me dio nuevos valores y cambió mi visión del ser humano. Lao Zi me enseñó la humildad y la mesura. Creo que es muy importante que todos conozcan los valores y la filosofía de la tradición china, como el confucianismo y el taoísmo” explicó.

Una relación a largo plazo

Al respecto de esta experiencia y la relación del profesor con China, Mariano Castro (exviceministro de Ambiente y cercano a la congregación Lasallista), mencionó que cuando Dañino decidió viajar a Nanjing tras recibir la invitación del gobierno, este “no sabía ni un ideograma chino y se propuso aprender no menos de uno cada día. Transcurridas más de tres décadas, ya se había convertido en uno de los más importantes conocedores de la cultura de este país, traductor de poesía y autor de la Enciclopedia de la Cultura China, su última obra”.

A lo largo del tiempo, el vínculo de Dañino con China siguió fortaleciéndose a través de sus continuos viajes al país asiático, al que acudía cada año para pasar una temporada enfocado en sus estudios sobre la cultura. 

Un vasto legado

Para Ricardo Sumalavia, director del Centro de Estudios Orientales de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Dañino fue uno de los grandes intelectuales del siglo XX. “Su saber era inmenso y las vías de enseñanza que desarrolló y que compartió con nosotros en esta institución correspondieron a su vocación y formación”, explica el escritor. 

El trabajo de Dañino en el Centro de Estudios Orientales de la PUCP y su experiencia de varias décadas de intercambio con China dejan un amplio legado que se extiende más allá del Perú, y que se refleja en su vasta producción.

Publicaciones destacadas

Así, entre su producción, tanto como traductor como divulgador, destacan obras como “La pagoda blanca” (1996), un estudio de cien poemas de la Dinastía Tang; “Manantial del vino” (1998), un texto que introduce a la obra poética de Li Po, “Sobre un sauce, la tarde” (1998), traducción de la poesía de Zhang Kejiu; “Desde China, un país fascinante y misterioso” (2002), texto de divulgación publicado por Petroperú; “Bosque de pinceles” (2001), dedicado a la obra de Tu Fu; “La montaña vacía” (2004), una completa antología de poética china; y “Enciclopedia de la cultura China” (2013), su última obra.

Varias de estas publicaciones fueron editadas por la PUCP y, posteriormente, por el prestigioso sello español Hyperión.

Producción poética propia

Cuenta el propio Dañino, durante su entrevista en China Files, que fue durante el proceso de traducción de Du Fu que decidió escribir poesía. “Estaba traduciendo a Du Fu y me di cuenta que estaba perdiendo la cabeza. Tenía la idea fija ‘Du Fu Du Fu Du Fu’. Sabía que la locura suele empezar con una idea fija y yo no podía pensar en otra cosa que en Du Fu. Entonces me senté en mi cuarto y me dije ‘¿qué puedo hacer que no signifique molestar a los demás y que me distraiga de mi ocupación?’. Me dije que iba a escribir poesía china, en lugar de traducirla”.
Al respecto, comenta que su primer poema se llamó “China” y el segundo se llamó “Bicicleta dormida” (el cual está inspirado en las bicicletas tiradas en Beijing y de las que no se sabe bien qué están haciendo). Es a partir de este momento que compone su primer libro con cerca de 80 poemas, al cual tituló Puente de porcelana.

Talento multifacético

Si bien Dañino es ampliamente conocido por su labor como traductor y estudioso de la cultura china, otra de sus facetas relevantes fue la de actor, oficio que solo realizó en China. Durante su vida representó diversos personajes en cerca de 30 películas y documentales, entre los que destacan “Una joven moderna”, “La batalla decisiva” y “Negociaciones en Chongqing”.

Cabe destacar que representó en la pantalla grande personajes históricos como John Leighton Stuart (embajador de Estados Unidos en China), Mateo Ricci (misionero jesuita) y Patrick Hurley (embajador de Estados Unidos).

Un maestro entrañable

A poco más de una semana de su partida, recordamos con cariño y admiración la trayectoria e importante legado que nos deja Guillermo Dañino, así como su amor incansable por la cultura china, su pasión por el conocimiento y el aprendizaje, su vida como viajero, sus múltiples talentos y su excelente calidad humana.

Su historia seguirá inspirando a quienes tuvieron el privilegio de conocerlo, e inspirará a las próximas generaciones a través de su invaluable producción.

Descanse en paz, querido maestro.


Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.
Hernán Valdizan

El Hermano Guillermo, al que le decíamos “Fratello” fue mi profesor en 5º de primaria en Arequipa. Después seguimos una amistad de muchas décadas antes de su viaje a China, durante su viaje y cuando regresó a Lima. Me dedicó un ejemplar de su libro “Desde China”. Ahora lo mantendré vivo en mi pensamiento. Querido Fratello, te recordaré siempre.

Germán Pablo Ronceros Fernández

Adiós, don Guillermo