Ciencias sociales y comunicaciones
Noticia

“Odebrecht es el caso más importante de corrupción en el continente”

"Odebrecht, la empresa que capturaba gobiernos", del Dr. Francisco Durand, docente del Departamento de Ciencias Sociales, investiga detalladamente los arreglos entre las corporaciones y la élite del estado a través de tres casos: el Metro de Lima, la Carretera Interoceánica Sur y el Proyecto de Irrigación de Olmos.

Autor: Yuriko Aquino | Fotos: Alex Fernandez

Se suele pensar que la corrupción proviene del Estado y que las empresas, para poder competir, necesitan ceder a presiones políticas. Sin embargo, el último libro del Dr. Francisco Durand, Odebrecht, la empresa que capturaba gobiernos, revela que existe un acuerdo establecido entre ambos actores, y que muchas veces son las corporaciones las que toman la iniciativa y diseñan toda una serie de mecanismos de influencia.

¿Qué ha significado Odebrecht para los casos de corrupción global?

Odebrecht es el caso más importante de corrupción en el continente americano de los últimos tiempos. Esta empresa constructora operó con sobornos y otras prácticas colusivas en más de 20 países americanos, y fue la única que aceptó un “acuerdo de culpabilidad” por acción conjunta de las fiscalías de Estados Unidos, Suiza, Brasil y Andorra. Es también un caso único, debido a que Marcelo Odebrecht terminó admitiendo su culpa. Tanto su padre como 70 funcionarios aceptaron la “delación premiada”, que en el Perú llamamos colaboración eficaz.

¿Fue sencillo acceder a la información sobre el caso Odebrecht para su investigación?

La investigación empezó con el “Plea Agreement”, firmado por Odebrecht con las 3 fiscalías, y siguió luego con la primera declaración de Marcelo Odebrecht ante el juez Moro, que es sumamente reveladora. Es lo que llamo en el libro el “modelo de influencias”. Luego, nos concentramos en el Metro de Lima, la carretera Interoceánica y el proyecto Olmos. La información está la mano, pero se tiene que ordenar, ir paso a paso, seguir la construcción de las obras, ubicar las redes y descubrir cómo accionaban sus mecanismos de influencia.

¿En las tres grandes obras mencionadas, existen similitudes?

Sí, se nota que Odebrecht empieza a movilizar sus mecanismos de influencia con la financiación de partidos, y ello, como lo admite el propio Marcelo, crea una deuda presente y futura, que se cobra logrando acceso e influencia, penetrando los aparatos burocráticos para controlarlos. Y no solo eso, también moviliza su modelo de influencias en los medios de comunicación y los gremios empresariales. En las tres obras se ve que no deja cabo suelto y que tiene un control casi perfecto de su entorno.

¿Cree que la sociedad civil ha normalizado la corrupción?

Creo que gran parte de los peruanos no solo convive con la corrupción sino que, en distintos grados, la practica habitualmente. Me refiero sobre todo al caso de las obras públicas, donde desde el distrito más modesto, pasando por los gobiernos regionales, hasta llegar al gobierno nacional, se ha normalizado, y es finalmente aceptada por una serie de razones: genera trabajo, mueve la economía, crea infraestructura necesaria y sirve para mostrar grandes logros.

¿Qué tan fuerte es la relación de desarrollo de un país con el sistema de corrupción?

La corrupción en obras públicas pagadas por el Estado y hechas por constructoras privadas es normal, y creo que siempre ha sido así, desde los primeros ferrocarriles. Ello desarrolla al país, pero tiene un efecto letal en el ámbito institucional. Lo que sucede es que actualmente, gracias a las grandes revelaciones, estamos entendiendo por primera vez, con un nivel de detalle notable, cómo opera y qué tanto daño nos hace. Quizás ahora, al conocer el modus operandi, sea posible lograr mejores correctivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.