Ciencias e Ingeniería
Noticia

Alumnos de Ingeniería Industrial de la PUCP representarán al Perú en concurso internacional

Manuel Inostroza, Rossmy Marquez, Valery Salas y Eduardo Cuya son alumnos de la Especialidad de Ingeniería Industrial, y forman parte del equipo que ocupó el primer lugar en el CEO Challenge Global de la empresa P&G. En marzo viajarán a México para competir en la etapa regional.

Autor: Akira Maeshiro | Fotos: Roberto Rojas

Buscar soluciones a los problemas de una firma internacional y demostrar tus habilidades de negocio constituye una oportunidad única. Manuel Inostroza, Rossmy Marquez, Valery Salas y Eduardo Cuya, alumnos de la carrera de Ingeniería Industrial de la PUCP, tendrán el reto de hacerlo luego de ganar la etapa local P&G CEO Challenge Global.

Esta es una competencia mundial que busca que estudiantes en etapa universitaria, a través del trabajo en equipo, conocimientos y creatividad, encuentren respuestas a problemas reales del mercado a través de la estrategia empresarial.

En la primera etapa, que se desarrolló en octubre del año pasado en la sede de P&G de Perú, los alumnos de la PUCP se impusieron ante cuatro equipo de diferentes universidades del país.  El caso: la situación de la marca Gillete. Tres horas para analizar el problema y luego elaborar un plan de negocios.

Distintas miradas, un solo objetivo

“Planteamos varias metodologías en temas de innovación. Tratamos de compenetrar más al usuario con el producto. Luego expusimos ante la gerencia general de P&G de Perú por diez minutos y, posteriormente, tuvimos una ronda de preguntas de veinte minutos, todo en inglés”, cuenta Manuel Inostroza, quien tuvo la responsabilidad de ser el eje integrador del grupo. “El tema digital, que forma parte de la exposición, es un campo nuevo para nosotros”, dice sobre los mayores desafíos que encontraron como estudiantes de Ingeniería Industrial.

El alumno agrega que es importante que dentro de la formación de la PUCP se puedan generar más caminos hacia concursos de este tipo. “Eso nos ayuda a plasmar el día a día de nuestras clases en situaciones más aplicables. Ese es un reto que en ingeniería industrial estamos mejorando, pero aún tenemos un camino por explorar”, dice. Para Inostroza, estas acciones constituyen un incentivo que impulsa la participación de los alumnos en otras plataformas académicas. “Siento que más jóvenes se están animando. Eso me da gusto y ese es el principal mensaje que dejamos para la comunidad”, finaliza.

Por su parte, Rossmy Marquez, cuenta que, como grupo, tienen mucha ambición y expectativa con el viaje a México. “En mi caso, me enfoco más en la parte económica y financiera de nuestro proyecto, evalúo cuáles son las alternativas que tenemos para poder desarrollarlo”, dice.

Marquez agrega que, hasta el momento, uno de los mayores desafíos del grupo de alumnos de Ingeniería Industrial es la parte de la investigación de mercado con un enfoque internacional. “Entender al consumidor extranjero en un mercado más desarrollado es un gran reto para nosotros. Sin embargo, esto no nos limita, pues estamos dedicados a asumir esos retos y los que puedan presentarse en toda esta etapa”, completa.

Sin duda, todo grupo necesita de alguien que pueda tener una mirada desde otra perspectiva. Ese rol lo asume Valery Salas. “Yo creo que soy la creativa porque siempre hago que el equipo salga de la caja. Por otro lado, también soy la que suele traer y poner sobre la mesa datos difíciles de encontrar o investigaciones, información necesaria para justificar nuestras propuestas. Creo mucho en el factor diferenciador que podemos aportar como equipo”, declara.

Para Salas, las diferentes etapas de la competencia han marcado un proceso evolutivo en el grupo. “Al principio, el reto era concertar horarios, conocernos más y poder encajar como equipo. En la final local, la búsqueda de la solución al problema planteado nos unió”, cuenta. Para la etapa en México, la alumna sabe que el desafío será mayor. “Ahora queremos encontrar la solución que responda a las necesidades locales, que tenga un aire fresco, nuestro sello personal y que sea sostenible”, dice.

Finalmente, Eduardo Cuya cuenta que su perfil como miembro del grupo está más relacionado con la academia. “Me gusta estar siempre al tanto de las nuevas tecnologías e innovaciones que se aplican en la industria, las cuales permiten agilizar, optimizar y llevar a otro nivel los procesos. Considero que mi aporte al equipo viene más por el rol de ‘aterrizar’ las ideas creativas del equipo, las llevo a un contexto donde, con el soporte de la tecnología, sean totalmente factibles”, dice.

Gran oportunidad

Sin duda, la expectativa en México es pasar a la siguiente etapa, aunque, más allá de eso, la experiencia vivida se convertirá en un momento indispensable en su carrera profesional. “De manera personal, creo que este concurso es una gran oportunidad para poder entender más a fondo los contrastes que existen entre las soluciones planteadas por la academia y las aplicadas en los negocios. Asimismo, es la oportunidad perfecta para conocer a otros participantes y aprender de ellos y del enfoque que le dieron a la problemática planteada”, finaliza.

Luego de México, los mejores equipos de todo el mundo llegarán a la final que se realizará en Dubái, en mayo. Para los alumnos de la PUCP, ese es el objetivo final. Pero como en todo plan estratégico, saben que hay que ir paso a paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.