Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

Lima tiene el mayor número de taxis en Latinoamérica

Tan solo en Lima existen 210 mil taxis informales, a eso se suma los 120 mil debidamente formalizados, lo que trae como resultado que nuestra ciudad cuente con el mayor número de taxis en Latinoamérica. El ingeniero y docente del Departamento de Ingeniería, Félix Cabrera, explica la difícil situación de regularizar este sistema de transporte.

  • Texto:
    Susana Navarro

A partir de este 1 de julio, los taxis independientes y de estación deben tener franjas cuadradas a los lados de sus unidades o serán multados, además, deberán tener un casquete atornillado al techo que lo identifique como unidad de taxi. ¿Será el fin de los stickers de ‘taxi’ pegados en los parabrisas? Esta es una más de las diversas medidas que ha tomado la Gerencia de Transporte Urbano de la Municipalidad de Lima para arreglar el desorden de transporte que vive la ciudad.

“El sistema de los taxis en Lima es muy distinto a lo que puede haber en otro país, donde prácticamente no existe esta modalidad en donde cualquier conductor puede sacar su auto y ofrecer el servicio”, menciona el ingeniero y explica que este tipo de informalidad lleva a problemas como la congestión y la falta de seguridad para el cliente. “Nadie sabe si al subirse a uno de estos carros, el conductor puede ser un ladrón, delincuente, incluso ha habido casos de violadores”, refiere.

Falta de control

El origen de todo esto se da en la época de los noventa cuando todo el transporte público se desregulariza, incluyendo los taxis, como una válvula de escape para las personas que no tenían trabajo y se permitió que creciera de manera irregular. “En el Perú falta mucho control; luego de tratar de regularizar el sistema, se debe implementar la fiscalización, así un informal tendría temor de sacar su auto, porque lo podrían detener, perder la licencia u otro tipo de castigo, pero en nuestro país eso no sucede”, explica el ingeniero Cabrera.

«Al preguntarle a un taxista informal si dejaría este trabajo de encontrar otro, la mayoría responde que sí», explica el especialista, pero duda que esto sea cierto, ya que en la actualidad la demanda ha crecido al punto de que los mismos taxistas escogen sus rutas y no quieren llevar a los pasajeros a cualquier lugar. «Esto no sucedería con un sistema de taxis regularizado», puntualiza.

Por otro lado, si bien se sabe que algunos conductores viven de ofrecer este servicio, no existen estudios específicos para saber con exactitud su ingreso mensual. “Algunos ganan hasta 3 mil soles al mes, en cualquier otro trabajo tendrían que pagar impuestos”, explica el ingeniero.

Más seguridad

Profesionalizar el servicio de taxi y  que pase al sistema formal, implica que los vehículos sean identificables, que las personas sepan realmente qué son taxis y que tengan lugares definidos para estacionarse con una reglamentación clara. Este vacío ha sido aprovechado por las aplicaciones móviles para llamar taxis que pueden ser rastreados por GPS, y permiten conocer, de antemano, el nombre del taxista y la placa del auto. Esto hace que se incremente el precio del servicio que si bien muchos están dispuestos a pagar a cambio de más seguridad, no es el grueso de la población.

El profesor Cabrera explica que la seguridad es un enfoque, pero este es un problema con varias aristas, en el que no solo importa el costo, sino también el tipo de servicio. “En la sociedad europea, el taxi solo es utilizado en situaciones extremas y es costoso, pero esto va de la mano de un buen sistema de transporte público. Las personas tienen más alternativas. En cambio, en Lima podrás pagar un S/. 1.50 para recorrer una distancia considerable, pero el tiempo que toma hacer el viaje y las condiciones en que uno se transporta son distintas”.

Hace unas semanas los taxistas de Londres, París y Madrid protestaron por la aplicación Uber. El especialista explica que esto es razonable, ya que, en dichos lugares, ser taxista es una profesión, se conocen todas las calles de la ciudad, el servicio que brindan es muy bueno, son educados y están sujetos al pago de impuestos. “El taxista como profesional no existe en el país, pero si hubiera un real sistema de transporte público, las compañías de taxis mejorarían y bajaría el número de unidades, mientras tanto nos toca esperar”, menciona el especialista.

Deja un comentario

Cancelar
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.
Foto del avatar
gabriel camasca cardenas

en la actualidad no existe un control extricto con el servicio del taxi los aplicativos han echo crecer mas la informalidad de este servicio

Foto del avatar
Roger torres

Cuántos taxi amarillo existen en la actualidad, supongo que un bajo porcentaje antes la gran mayoría que no lo es, otra injusticia más de las autoridades