Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

Ingeniera de primer nivel

La egresada PUCP Marianella Fiestas alcanzó el primer puesto de la promoción 2018–2 de la Facultad de Ciencias e Ingeniería. Para ella, este logro es solo el punto de partida para su auspicioso porvenir.

  • Texto:
    Oscar García Meza
  • Fotografía:
    Héctor Jara

Cuando le notificaron a Marianella Fiestas que había logrado obtener el primer puesto de la promoción 2018–2 de la Facultad de Ciencias e Ingeniería, ella quedó sorprendida. Siempre se había preocupado por mantener un buen rendimiento académico en sus clases de Ingeniería Industrial, pero su prioridad no pasaba por ser la mejor sino en desarrollar, en distintas áreas, diversas habilidades y nunca encasillarse.

“Tienes un notón”, “¡estás en primer puesto!”, le decían. “En realidad, lo importante es cómo hacer que esto se convierta en algo más grande”, dice. Precisamente, en el discurso que brindó durante su ceremonia de graduación, ella se enfocó en qué podían realizar ella y sus compañeros en el futuro.

Curiosidad constante

Desde pequeña, Marianella tiene la costumbre de curiosear e investigar en diferentes ámbitos. Mientras se preparaba en Ceprepuc, descubrió que la Especialidad de Ingeniería Industrial le permitía tener conocimientos de varias áreas. “Muchos te preguntan en qué te quieres especializar, pero creo que no siempre se debe trabajar en un solo sector o hacer las cosas de una única manera”, señala.

Al ingresar a Estudios Generales Ciencias (EE.GG.CC.), le costó tener buenas notas. La solución fue asistir a otros salones de sus cursos, a fin de encontrar un docente que se adaptara a su metodología de estudio. Posteriormente, tuvo que dejar la Universidad por un ciclo, pero, gracias a su esfuerzo, consiguió hacerse de una de las Beca de Estímulo a la Excelencia Académica (BEA). Al volver, inició la etapa en la Facultad de Ciencias e Ingeniería y, en paralelo, se convirtió en jefa de prácticas.

La unión hace la fuerza

En el 2018, su último año de estudios, Marianella se animó a participar en una gran cantidad de concursos, cada uno de los cuales le dejó valiosos aprendizajes y nuevas habilidades. “Alguna vez tuve competencias a nivel personal y me fue bien, pero valoro mucho más poder colaborar con diversas personas que tienen otro tipo de conocimientos”, enfatiza.

Ella formó parte de la delegación de la PUCP del CADE Universitario 2018 —donde conoció a personas de diferentes especialidades de nuestra universidad y de todo el país— y ganó la fase regional del Hult Prize junto con sus compañeros de especialidad, Belén Díaz y Mauricio Briceño, así clasificaron a la semifinal regional en Quito. Actualmente, el grupo se encuentra repensando el proyecto con el que ganaron. “Me nacieron las ganas de hacer un negocio propio, sobre todo que genere un impacto social de alguna u otra forma”, afirma. Asimismo, junto con un grupo de ingenieros informáticos, formó parte del equipo de la PUCP que ganó el Datafest BCP.

Campos laborales

En sus prácticas preprofesionales, Marianella ha incursionado en el área de proyectos y operaciones, inteligencia comercial, e-commerce, marketing digital y finanzas. “Todas estas experiencias me han dado una visión más amplia de lo que puedo hacer”, comenta. Ahora, trabaja en la división de data y analytics del Banco de Crédito. Nuevamente, explora un campo distinto del que se había desarrollado, pero asume con ganas y curiosidad el reto. “Es mi primera experiencia como contratada. Hay cosas que tengo que pulir, pero estoy aprendiendo y aportando cada vez más”, enfatiza.

“Sobre lo que nos espera en adelante, podemos decir que es un reto para todos, un reto que no tiene reglas”, dijo Marianella en el discurso que dio a la promoción 2018–2 de la Facultad de Ciencias e Ingeniería. Entre su trabajo, los múltiples proyectos que tiene e incluso una diplomatura que cursa, Marianella forja, a su manera, su presente y un auspicioso futuro.

Recomendaciones de éxito

Marianella recomienda algo que parece simple, pero en tiempos de redes sociales no lo es tanto: estar atenta a las clases. “Así el esfuerzo era menor. Por supuesto, en algunos cursos, sí tuve que repasar y leer mucho”, comenta. También ponía post-it y notificaciones, en el smartphone o el correo, con fragmentos de las clases. Así, lograba recordar mejor los temas tratados.

Revisa Punto de Quiebre, una serie de videos realizados por la Facultad de Ciencias e Ingeniería, donde los egresados cuentan sus experiencias.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.