Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

"El teleférico puede aprovecharse para poner en valor espacios deprimidos de la ciudad"

Pablo Vega Centeno, docente del Departamento de Arquitectura, recomienda poner en valor las zonas marginales de forma paralela con el trabajo de implementación del teleférico anunciado por el presidente Ollanta Humala.

  • Texto:
    Solange Avila
  • Fotografía:
    Giovani Alarcón

Se ha abierto el debate sobre la propuesta del teleférico que conectaría los distritos de Independencia con El Agustino. Para Pablo Vega Centeno, docente del Departamento de Arquitectura de la PUCP, la sola implementación del teleférico significa que se está pensando en una inversión fuerte en zonas deprimidas de la ciudad. El especialista considera que este proyecto es cualitativamente valioso en una Lima que quiere ser globalizada, ya que hay unas zonas del suelo urbano que reciben grandes inversiones, mientras otras reciben inversión subalterna o nula.

El docente también considera que es necesario complementar esto con otras inversiones y equipamientos públicos. La experiencia de Medellín es un referente importante, ya que sus teleféricos están conectados sobre la base y proximidad de otra importante inversión pública: las grandes bibliotecas de uso público, que no solamente son espacios de lectura sino también de actividades lúdicas y expresiones artísticas, explica. «El teleférico puede aprovecharse para poner en valor espacios deprimidos de la ciudad, donde las poblaciones se sienten marginales, donde el Estado ha brillado por su ausencia», refiere.

Autoestima e identificación junto con la infraestructura

Por otro lado, cada vez que hay una inversión nueva inmediatamente pensamos en el turismo porque, en nuestro razonamiento, es una oportunidad de ingreso económico. Sin embargo, Vega Centeno enfatiza que deberíamos preocuparnos en cómo levantar la autoestima ciudadana de una población que no se siente con derecho a la ciudad. “Al pensar en turismo se corre el riesgo de organizar el espacio público para los turistas y cerrarles el acceso a las zonas peligrosas, lo que significa seguir segregando” comenta.

El especialista insiste en la necesidad de mejorar la calidad de vida en estos espacios, mediante la integración de la población orgullosa de sí misma y de su entorno. De este modo, se puede garantizar la seguridad y la factibilidad de oportunidades de desarrollo. “Una población orgullosa de su espacio va a hacer todo lo posible por protegerlo. La seguridad nace de los espacios en los cuales los habitantes se sienten comprometidos y quieren cuidarlo”, sostiene.

El proceso de identificar y mejorar la autoestima debe trabajarse en paralelo con las etapas de ejecución del teleférico, a la par de aprovechar una inversión conjunta de mejora de equipamiento urbano. El docente recuerda el caso de Medellín, en donde, debido a la inserción de bibliotecas públicas en las zonas de cerros, la delincuencia bajó, justamente porque la población percibió un espacio renovado y aparecieron nuevas oportunidades económicas. “Lo importante es cómo al invertir se puede fortalecer tejidos sociales, no tiene que limitarse a la infraestructura,sino que implica todo un trabajo económico y social que debe aprovecharse”, enfatiza.

Las oportunidades de la inversión pública

Generalmente si la inversión pública genera valores y mejora la calidad de un espacio, puede haber oportunidades para la inversión privada. Para Vega Centeno, lo importante es manejar no solo lo técnico sino también temas urbanísticos: qué conectividades y aglomeraciones se van a generar, la calidad de la estación de llegada, qué actividades comerciales podrían desarrollarse en el entorno, etc. También señala que deben considerarse los espacios de mayor densidad y necesidad. Lima ha crecido a través de numerosas y pronunciadas quebradas como las de Independencia, San Martín de Porres, Comas y Villa María. Por ello es necesario una mejor descentralización de la inversión y generar oportunidades, lo que depende del actor público.

Por otro lado, también hay un extenso debate sobre qué institución debería gestionar el teleférico. Vega Centeno considera que la Municipalidad es la más indicada debido a que el proyecto está dentro de sus territorios de administración, aunque lo usual es que los proyectos que suponen grandes inversiones se vuelvan interés del Estado. “Lo más importante es que el Estado tenga en cuenta que cada inversión en transporte es, en realidad, una inversión urbana y que debe saber vincularlas” finaliza Vega Centeno.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.