Entrevista

“La imagenología ayuda al paciente y reduce al mínimo sus molestias”

Visita el Perú por primera vez, pero asegura que no tendrá problemas para acostumbrarse a Lima en los cuatro meses que durará su estadía como profesora de un curso en la Facultad de Ciencias e Ingeniería. Nacida en la ciudad de México, la Dra. María Helguera ha cumplido 20 años dedicada al estudio de imágenes médicas.

Autor: Lourdes Mochizuki|Fotos: Felix Ingaruca
María Helguera

María Helguera

Investigadora del Rochester Institute of Technology (EE.UU.)

¿Qué estudia la imagenología?

Básicamente, estudia los principios físicos y matemáticos que conducen a la formación de una imagen, pero también su transmisión y manipulación con la finalidad de extraer información que ayude a ciertos campos de investigación. Estos son muy variados e incluyen desde la formación de imágenes médicas o biológicas, la percepción remota y la satelital hasta el funcionamiento del ojo como sistema de adquisición de imágenes, entre otros. Mi área de especialización es la parte médica y biológica. Hago ultrasonido y me interesa el estudio y análisis de las señales que forman las imágenes para proporcionar una información más adecuada y un diagnóstico médico más preciso.

¿El ultrasonido es una tecnología al alcance de todos?, ¿cuáles son sus principales beneficios?

Ciertamente, el ultrasonido es una tecnología bastante más barata que la tomografía, la resonancia magnética o la medicina nuclear. Además, tiene la enorme ventaja de que no deposita ninguna radiación dañina en el cuerpo y es capaz de ofrecer imágenes en tiempo real. Al poner el transductor en el cuerpo del paciente se puede ver inmediatamente una imagen, que puede ser bidimensional o tener volumen. Por eso es tan utilizada en cuestiones de ginecología y obstetricia para monitorear el desarrollo del feto. En las otras modalidades se requieren cierto procesamiento para formar una imagen.

¿Cuáles han sido los principales avances en el campo de la imagenología?

Si uno piensa que hace unos 120 años no existía una ciencia que se dedicara a mirar dentro del cuerpo humano, los avances han sido bastante significativos. El primer gran paso fue el descubrimiento de los rayos X, hecho por Wilhelm Röntgen, pero, durante los últimos 40 años, ha habido un enorme avance en la tecnología: las imágenes tienen cada vez mejor resolución y podemos ver con mayor detalle. Lo interesante de la imagenología es que nace de una conjunción entre las ciencias e ingeniería y la medicina, disciplinas que van “moviéndose” en conjunto con el fin de ayudar al paciente y reducir al mínimo sus molestias.

¿La mayoría de países alrededor del mundo tienen cierto conocimiento y manejo de esta tecnología?

Exceptuando los países que no tienen la más mínima tecnología –como el dramático caso de Haití, en el continente americano–, los que están un poco más establecidos –como los de Latinoamérica en general y, por supuesto, Estados Unidos y Canadá– tienen un nivel de competición bastante nivelado. Las facilidades que hay aquí en la PUCP y los conocimientos que se manejan son totalmente equivalentes a nuestro trabajo en Estados Unidos. Nos encontramos en un nivel bastante similar.

¿En qué consiste el curso que dictará en la PUCP y a quiénes está dirigido?

El curso se llama Introducción a las imágenes médicas y será dictado en inglés para que los estudiantes tengan otras alternativas de aprendizaje. Son 25 los estudiantes matriculados en el curso que pertenecen a diferentes especialidades de Ingeniería. La intención es darles una introducción a las diferentes modalidades de imágenes médicas: el ultrasonido, la resonancia magnética, los rayos X y la tomografía computarizada. Queremos que los alumnos hagan prácticas de laboratorio, visiten centros de diagnóstico y clínicas.

¿Qué otros planes a futuro tiene con la Universidad?

Me quedaré en la Universidad durante todo el semestre con la intención de diseñar proyectos de investigación conjuntos con profesores del área. Mi base aquí es el Laboratorio de imágenes médicas. Actualmente, la PUCP tiene un convenio firmado con la University of Rochester, pero también se firmará uno con el Rochester Institute of Technology con la finalidad de facilitar el intercambio de estudiantes y profesores, y el trabajo colaborativo entre ambas instituciones.