Psicología y educación
Entrevista

“La cualidad básica del estudiante es la duda”

Su destacada trayectoria profesional lo ha encumbrado como uno de los más reconocidos expertos internacionales sobre mercados emergentes. El Dr. Rolando Arellano, egresado de la PUCP, investigador, docente y empresario, nos cuenta sobre su paso por la Especialidad de Psicología de nuestra Universidad en el marco de su sesenta aniversario.

Autor: Akira Maeshiro|Fotos: Alex Fernandez
Rolando Arellano

Rolando Arellano

Doctor d´Etat en Marketing Cuantitativo, por la Université de Grenoble, Francia.

¿Qué recuerda de su paso por las aulas en la PUCP?

Yo empiezo a estudiar en el centro de Lima (en lo que hoy es el Instituto Riva-Agüero), en el año 1969, a un año de la revolución del 68 en París. Era una situación particular donde se hacía mucha política en las universidades. La vida estudiantil era muy activa. En esas épocas, en Psicología teníamos aulas prestadas, entonces íbamos de un lugar a otro.

¿Qué particularidades de la carrera lo fueron convenciendo más durante el trayecto?

La psicología, en mi época, era básicamente clínica. Me llamó mucho la atención el tema de la neuroanatomía y los cursos básicos del conocimiento de las personas, tanto así que, al segundo año de mis estudios de psicología, decido estudiar, en paralelo, medicina en la Universidad Federico Villarreal. Después me di cuenta de que la profundidad estaba en la misma psicología, así que me enfoqué en ella.

¿Qué es lo que más rescata de su paso como alumno por la PUCP?

La PUCP te da esa formación humanista que te permite profundizar más. Uno puede conocer mucho sobre técnicas, pero no conoces el porqué de las cosas. La tecnología puede cambiar pero las bases te quedan.

¿Cómo fue esa transición entre ser alumno y luego docente?

En mi segundo año de estudios, entré como asistente de profesor de lógica. Desde entonces, no he dejado de enseñar en la PUCP. Ya han pasado casi cincuenta años. La parte de la pedagogía no es solo interesante por la relación que uno construye con las personas, sino que se aprende mucho.

¿Cuál es la trascendencia de la Especialidad de Psicología luego de cumplir sesenta años?

Cuando yo ingresé, la facultad solo tenía diez años. Cumplir sesenta años es un hito. Considero que Psicología ha sido el soporte para muchas otras carreras en la Universidad gracias a las bases que aporta en la formación académica.

¿Hacia dónde considera que se proyecta la Especialidad de Psicología?

Espero que hacia la pluralidad. Creo que el mundo de las profesiones estanco se acabó. Ninguna carrera va a sobrevivir de la forma como se han desarrollado y ese es uno de los desafíos de un mundo globalizado. En un futuro, el que diga que es solo psicólogo va a estar muy limitado.

¿Cuál tiene que ser el perfil del estudiante de Psicología?

La cualidad básica del estudiante es la duda. Tiene que ser una persona bien curiosa e incrédula. A nosotros siempre nos enseñan a ver qué hay detrás. Lo evidente es fácil, pero el psicólogo siempre tiene que estar preguntándose. La duda es la base de la investigación.

¿Cuál es el rol que tiene que cumplir el psicólogo en el país?

Tiene que pensar en cómo aplica sus conocimientos. Hay que dejar de vivir solo de las teorías para ver qué logras con tu profesión en el Perú. El gran ícono de la psicología es la clínica, pero ya adentro te das cuenta de que hay muchos campos donde puedes desarrollarte.