Ciencias e Ingeniería, Investigación
Entrevista

“Estamos viendo por primera vez los resultados de la teoría matemática de Einstein”

A Jorge Heraud, director del Instituto de Radioastronomía (Inras-PUCP), le es difícil ocultar la emoción ante el evento vivido este miércoles 10: después de dos años de trabajo, el Event Horizon Telescope (EHT) mostró por primera vez una imagen de un agujero negro. Se trata del M87, un agujero negro supermasivo descubierto en el año 2017 y observado gracias al uso conjunto de ocho telescopios localizados en Chile (2), Hawái (2), España, México, Estados Unidos y el polo sur gracias al EHT. El uso simultáneo de estos equipos formó virtualmente un telescopio del tamaño de la Tierra, lo que permitió maximizar su alcance y observar este fenómeno.

Autor: Sthefanny Carrión Cobarrubias|Fotos: Tatiana Gamarra
Jorge Heraud

Jorge Heraud

Director del Instituto de Radioastronomía (INRAS-PUCP)

¿Qué es un agujero negro?

En la teoría de la relatividad se le denomina como una singularidad: es una concentración gravitatoria tan alta que la masa casi desaparece. Se concentra en un punto sumamente pequeño y se condensa tanto que llega a perforar el tejido del espacio-tiempo que conforma el universo. A esa perforación se le conoce como agujero negro.

Aunque sea difícil de comprender, un agujero negro es en realidad una esfera. En ella está el ‘fondo’ del agujero; sin embargo, un agujero no tiene fondo. Podemos imaginarnos un agujero en tres dimensiones, pero un agujero negro existe en cuatro, también en el tiempo.

¿Podremos ver el fin del agujero negro?

Si alguna persona u objeto cayera en el agujero negro, caería y continuaría cayendo. ¿Adónde va? Una de las teorías dice que aquello que ingresa por un agujero negro termina en un ‘agujero blanco’. Son conjeturas, nadie sabe realmente dónde cae, pero sí sabemos que sale de nuestro universo.

¿Aún se creía que no existían?

Ahora nadie duda de su existencia, a pesar de que Einstein decía que era imposible que hubiera una ruptura en nuestro espacio-tiempo. Él decía que algún día se iba a encontrar una limitación para esto porque, si bien matemáticamente era un hueco, físicamente no podía existir y, en ese entonces, aún no existían los equipos para reconocer la limitación física de un agujero negro. Estamos viendo por primera vez los resultados de la teoría matemática de Einstein. Nadie dudaba de su existencia, pero recién los vemos.

¿Por qué no había sido visible hasta ahora?

Por definición, los agujeros negros son invisibles. Lo que observamos es la materia que lo va a rodear, el laberinto que forma la radiación de aquella materia que está consumiendo. La ausencia de radiación en el propio agujero negro es porque este absorbe todo en esa zona. En otras palabras, vemos la luz que rodea al agujero negro –que es la sombra–. La luz lo envuelve, esa radiación es lo que llega a nosotros y el vacío que lo absorbe es el agujero negro.

¿Qué es lo que se vio en el año 2017?

La NASA capturó imágenes en el 2017 y las ha estado trabajando durante este tiempo. Han contrastado los datos obtenidos en ocho observatorios mediante la interferometría. Tras analizarlos, ha obtenido como resultado, por primera vez, la imagen de un agujero negro. Nosotros hubiéramos podido formar parte de este grupo porque tenemos varios equipos, material e instrumentos para hacerlo; sin embargo, nos falta el radiotelescopio que opere en frecuencias submilimétricas.

¿Por qué observamos este agujero tan lejano y no otros?

El agujero negro de la galaxia M87 es supermasivo y produce tal cantidad de radiación que nos permite visibilizarlo. Existen miles de agujeros negros pero, como son chicos, no emiten tanta radiación y no llegamos a verlos.