Ingeniería
Video

Jorge Heraud: Apasionado por la ciencia

Científico, profesor universitario y pionero de la industria electrónica, el Dr. Jorge Heraud es un auténtico promotor de la ciencia y la tecnología.

Autor: Luis Yáñez | Fotos: Paco Chuquiure

“¡Profe, estoy saliendo a la 1:20 p.m., por si acaso!”, le dice Neils al Dr. Jorge Heraud cuando se encuentran fuera del INRAS-PUCP. El primero va a almorzar, el segundo lo hará media hora después, minutos antes de su clase. “Sí, pero yo sé que vas a regresar a las 2 p.m.”, le responde en broma. Sus trabajadores saben que en las reuniones institucionales, solo pueden tomarse una hora y luego deben regresar a sus labores. Sus alumnos saben que si llegan tarde al aula, perderán puntos en la calificación general. No le gustan las celebraciones innecesarias ni los feriados largos. “Si queremos ser una universidad de primer mundo, tenemos que funcionar como primer mundo”, afirma contundente.

Sus inicios

Pero antes de ser el director del INRAS-PUCP, el doctor en Radiociencia, el jefe de Neils, el “profe” de tantísimos alumnos, fue Jorge Heraud, el mayor de seis hermanos, el primogénito que –a ojos de su padre- había nacido para seguir la abogacía como él y sus ascendientes. El niño que a los tres años desarmó el teléfono familiar para saber qué había adentro, el que prefería quedarse en casa haciendo experimentos, antenas y radios a galena antes de salir a pasear.

“Cuando fui radioaficionado, mi papá apagaba la luz de la casa. Le molestaba mucho, no entendía por qué hablaba con otra gente. Un día, me regaló una colección de libros que se llamaba ‘Los grandes inventores’. Esa fue su forma de decirme ‘Ya te entendí’”, evoca con nostalgia.

Investigador nato

En su caso, no hubo un momento epifánico en la niñez o la adolescencia que haya marcado particularmente su interés por la ciencia. Siempre lo tuvo claro: “Yo sabía que quería dedicarme a esto de manera natural, nunca lo decidí. Nací con una vocación de investigador. Cuando terminé el colegio, quería ser astrónomo, pero no había forma de estudiar eso en el Perú”.

Por afinidad, estudió ingeniería en la UNI y cuando terminó dicha carrera, tenía la oportunidad de irse a Inglaterra gracias a una beca para estudiar ingeniería y comunicaciones por microondas. Pero él quería ser físico astrónomo. De casualidad, se enteró que el Instituto Geofísico del Perú (IGP) estaba participando en la construcción de un nuevo proyecto: El Radio Observatorio de Jicamarca (ROJ), la antena más grande del mundo. “Fui a Jicamarca y me di cuenta que eso era lo que yo quería hacer. Me contrataron primero como practicante y me quedé como investigador científico por 13 años”, nos cuenta.

Decisiones

El Ing. Alberto Giesecke, director del ROJ, le recomendó llevar el posgrado en la Universidad de Stanford o la de Cornell (EE.UU.), que eran las mejores universidades para el estudio de radiociencia. “El 7 de junio de 1962 tomé tres decisiones importantes en mi vida: La primera, acepté la propuesta del director del ROJ; la segunda, renuncié personalmente a la beca del consejo británico; y la tercera, fui a la casa de la chica que estaba rondando y me volví su enamorado”.

Su curiosidad científica también es responsable de su felicidad sentimental. Conoció a Cecilia Cockburn, la chica que rondaba y su actual esposa, cuando eran dos adolescentes radioaficionados. El padre de Cecilia vivía en Pacasmayo y su familia empleaba la radio para comunicarse con él en vez del teléfono, que era un medio caro y ruidoso. El joven Jorge hablaba con ella, sus hermanas y su futuro suegro por radio. “Era el equivalente a conocerse por Internet”, precisa el Dr. Heraud.

Cuando se fue a estudiar la Maestría en Electrónica en Stanford, conversaba todos los jueves con su enamorada; cuando regresó al país, se casó y a los dos días se fue con ella a EE.UU. para hacer su Ph.D. en Radiociencia. Se quedaron por cinco años y todos los jueves hablaban con sus familias por radio.

Docencia

Los doce científicos que fueron animados por el Ing. Giesecke a seguir doctorados en el extranjero, regresaron a colaborar con el ROJ y hacer investigaciones. En 1970, el Dr. Heraud volvió al Perú a trabajar en Jicamarca y en el IGP. Además, ese mismo año comenzó su carrera docente en la UNI y posteriormente en la PUCP, donde hoy trabaja como profesor principal en el Departamento de Ingeniería. “Me encanta la docencia, yo disfruto en el salón de clase. Me gusta entusiasmar a la gente y voy a seguir haciéndolo mientras pueda. Me mantiene alerta, estudiando, leyendo, formando gente. Es mi otra vocación”.

El perfil

  • Nombre completo: Jorge Heraud Pérez.
  • Grados académicos: Bachiller en Ingeniería Mecánica Eléctrica por la UNI (1961), Master of Sciences en Electrónica (1965) y Ph.D. en Radiociencia por la Universidad de Stanford (1970).
  • Cargos anteriores: Presidente del Consejo Directivo de ITINTEC, miembro del consejo directivo del CONCYTEC, vicepresidente del INICTEL, presidente de Radio Club Peruano, vicepresidente de ENTEL-PERÚ, director de la Compañía Peruana de Teléfonos, miembro fundador de la Red Científica Peruana.
  • Cargos actuales: Director del Instituto de Radioastronomía de la PUCP.
  • Premios: Premio Southern-Perú 1996 Medalla Cristóbal de Losada y Puga, Premio Concytec 1996 por Contribuciones y Trayectoria en el área de Microelectrónica, Premio Elektrón 2001 de la IEEE y AEP, Premio CONIMERA 1974, Condecoración “Antorcha de Habich” de la UNI 2005.
  • Publicaciones: Ha escrito más de 75 artículos científicos y coeditado cuatro libros.