Opinión

Una mirada optimista a la arquitectura y urbanidad del Perú contemporáneo

Sharif Kahhat

Sharif Kahhat

Docente del Departamento de Arquitectura

Hoy en día, pienso que la modernización del país pasa, principalmente, por la urbanización de su territorio y es por ello que en la calidad de vida que alcancen estos espacios urbanos está la clave del futuro del país. Igualmente, creo que, como sociedad, estamos cerca de ver cómo la arquitectura responderá de mejor forma a la transformación social que ha venido ocurriendo en los últimos años –afianzándose en las últimas dos décadas–, y consolidará los procesos urbanos de los últimos años en una nueva arquitectura pública y colectiva, ya sea de vivienda o infraestructura social. La arquitectura, como siempre, se encuentra en la capacidad de transformar problemas en oportunidades para el desarrollo social.

Por ello, el centro de la idea de la muestra del pabellón peruano en la Bienal de Venecia está en torno a la absorción de la modernidad en la cultura local, a través de la vida urbana, en general, y de la arquitectura de la vivienda colectiva popular, en particular. “In/Formal: encuentros urbanos para los próximos 100” es el nombre de la muestra peruana de este año. La propuesta se presenta en respuesta a la idea de Rem Koolhaas, curador general de la 14ta edición de la Exposición Internacional de Arquitectura “Fundamentals”, que realizó un encargo específico para los pabellones nacionales: trabajar bajo la idea de “Absorbing Modernity: 1914-2014”, es decir, hacer una reflexión que refleje el enfrentamiento superpuesto entre la arquitectura tradicional del país y el encuentro de la modernidad a lo largo del último siglo.

In/Formal muestra cómo la modernización del país se ha dado a partir de la modernidad híbrida del Perú, que ha desembocado en una nueva cultura propia local, producto del encuentro de dos realidades: modelos y programas desarrollistas angloamericanos, y relaciones sociales andinas con costumbres profundamente arraigadas en la sociedad. Específicamente, la muestra exhibe cinco formas de hacer ciudad a través del análisis y la conceptualización de cinco proyectos de vivienda paradigmáticos que se han convertido en los barrios reconocidos de la gran Lima: Ciudad de Dios, Ventanilla, Previ, Villa El Salvador y Huaycán.

La muestra propone una revisión histórica, así como la puesta en valor de un fenómeno de modernización que se ha dado en el Perú de forma única y que se materializa de forma incontestable en la vivienda colectiva popular. Este es un fenómeno de modernización en el que tiene tanta presencia la cultura local como la internacional, en un proceso de negociación entre la pujanza de una sociedad que busca desarrollarse espontánea y orgánicamente, y la idea de un gobierno que pretende transformar la sociedad bajo un paradigma racional occidental.

Al hacer esto, la muestra busca exponer las ideas urbanas y arquitectónicas más relevantes de esta nueva urbanidad que caracteriza, de distintos modos, a la Lima actual; y, al mismo tiempo, busca revalorar el proceso único de modernización que se ha dado en el Perú. Finalmente, la muestra mira con optimismo el futuro de las ciudades, con la expectativa de ver emerger una nueva arquitectura que condense esta complejidad cultural en un futuro cercano.