28 de marzo del 2016

Mario, periodista

Juan Gargurevich

Decano de la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación de la PUCP

En sus memorias parciales, “El pez en el agua”, ha contado cómo llegó a dirigir el noticiero “El Panamericano”, en la emisora “Panamericana” de los hermanos Delgado Parker. Fue allí donde gracias a Carlos Paz Cafferata formé parte de su equipo de redacción.

En alguna de los centenares de entrevistas que ha concedido Mario Vargas Llosa, dijo que la práctica del periodismo era una manera de estar día, de intervenir en los debates de cualquier tema importante de cualquier parte del mundo pero que, sobre todo, la actualidad era una de sus más ricas fuentes para su trabajo.

Nuestro ya célebre escritor obtuvo el Premio Nobel por su obra literaria y a la vez no ha dejado de recibir reconocimientos por su trabajo periodístico, un oficio que adquirió de manera autodidacta, hace ya unos 54 años, cuando un jefe de redacción le indicó: “Joven, ese es su escritorio… y su máquina de escribir, y revise el cuadro de comisiones, a ver qué tarea tienes para el día”.

Y así, al lado de los ya experimentados Carlos Ney Barrionuevo y Milton von Hesse, se inició en “La Crónica” de enero de 1952 y con apenas 15 años, como reportero. Fue una etapa breve pues su padre es escandalizó porque el reportero adolescente se había sumado con entusiasmo a la bohemia periodística de entonces y lo sacó del diario a los dos meses escasos. Pero aquellas intensas jornadas en las que estuvo más cerca que nunca al mundo de la crónica roja alimentarían a su poderosa imaginación que daría como fruto “Conversación en la Catedral” y su personaje central: el reportero Zavalita. No abandonó ya nunca más el periodismo. Luego se instaló una temporada en Piura donde también donde escribió para “La Industria”, después regresó a Lima para estudiar en la universidad a la vez que seguía redactando esta vez para la revista.

En sus memorias parciales, “El pez en el agua”, ha contado cómo llegó a dirigir el noticiero “El Panamericano”, en la emisora “Panamericana” de los hermanos Delgado Parker. Fue allí donde gracias a Carlos Paz Cafferata formé parte de su equipo de redacción.

Nos reuníamos antes de las siete de la mañana, revisábamos apresuradamente los diarios y a las ocho en punto el argentino Raúl Ferro Colton leía las noticias. La siguiente versión era a las ocho de la noche y teníamos más tiempo para que el noticiero fuera mejor, más elaborado, con secciones políticas que Vargas Llosa manejaba con cuidado para no cometer errores.

Era solo un veinteañero pero ya tenía sólida experiencia periodística y no era un desconocido en el mundo literario y periodístico. En los desayunos cotidianos, luego del cierre de la edición del noticiero, nos contaba de su viaje a París gracias al premio obtenido por su cuento “Los jefes”. El equipo se disolvió cuando viajó becado a España y se quedó finalmente en Europa y otros tomaron la posta del noticiero que duró muchos años.

Me he encontrado con Vargas Llosa varias veces: en su campaña política, en algunos eventos, y la última en Madrid donde tuve la satisfacción de que me dijera: “Oye, tu libro me hizo recordar muchas cosas que había olvidado”. Y es que hace ya más de diez años que conté la historia de su paso por “La Crónica”, un trabajo que editó el Fondo Editorial de nuestra Universidad. Debo añadir, finalmente, que el libro “Mario, Periodista” está pendiente para quien se anime a contar la frondosa travesía periodística de nuestro gran escritor.

Calificar (No Ratings Yet)

DEJA UN COMENTARIO