19 de agosto del 2016

La agenda ambiental y cultural del nuevo gobierno

Iván Lanegra

Profesor de la Especialidad de Ciencia Política y Gobierno de la PUCP. Ex Viceministro de Interculturalidad

El discurso es el primero de su tipo en fijar metas específicas en las tres áreas que conforman el Ministerio de Cultura

La gran noticia para los pueblos índigenas es el anuncio del titular de la PCM de formalizar y titular las tierras de las comunidades nativas y campesinas

La agenda de los sectores Cultura y Ambiente presentada en el discurso de Fernando Zavala, Presidente del Consejo de Ministros – PCM, es más amplia y completa que la de sus antecesores. Desde luego, esto no implica estar de acuerdo con todo su contenido. O no destacar algunos vacíos. Pero es desde ya valioso que el nuevo gobierno considere ambos sectores como parte de sus prioridades.

El discurso es el primero de su tipo en fijar metas específicas en las tres áreas que conforman el Ministerio de Cultura: industrias culturales, patrimonio cultural e interculturalidad.  Además, el discurso incorpora compromisos concretos para la agenda indígena. El gobierno se compromete –como es su deber – a respetar los derechos de los Pueblos Indígenas en el marco del Convenio 169 de la OIT. Pero la gran noticia para dichos pueblos es el anuncio del titular de la PCM de formalizar y titular las tierras de las comunidades nativas y campesinas. Por otro lado, la prioridad que tendrán las áreas amazónicas y altoandinas con relación a las políticas sociales, también son buenas nuevas con miras a reducir la deuda histórica que tenemos con los pueblos indígenas.  Destacó la propuesta de construir una estrategia para implementar la Consulta Previa. Habrá que estar atento a su desarrollo.  En otra sección del discurso se hizo referencia a la lucha contra la discriminación. Pero la agenda afroperuana estuvo ausente.

Por el lado ambiental, el eje es la referencia al «crecimiento verde». El gobierno plantea aprovechar nuestras ventajas en recursos naturales para el desarrollo de actividades ambientalmente sostenibles. En el campo de la minería, el gobierno propone construir un modelo con los más altos estándares ambientales y sociales en minería, cuestión que debería incluir la consulta previa, priorizando la relación con las comunidades que rodean los proyectos extractivos. El llamado «adelanto social», un mecanismo para poner por delante los beneficios locales a la actividad extractiva. También hay lineamientos para atender la situación de la formalización minera. El gobierno ha prometido tener una propuesta detallada para el próximo mes. El aprovechamiento sostenible de los bosques también fue mencionado, así como la lucha contra la tala ilegal.  Aunque hay un compromiso –muy complejo por cierto– para rehabilitar el Oleoducto Nor Peruano, y atender los pasivos ambientales –con referencia a Hualgayoc– no se mencionó a La Oroya.

También debe destacarse el objetivo de impulsar la adaptación y la mitigación ante el cambio climático y la promoción de las energías renovables. Finalmente, el Presidente del Consejo de Ministros anunció que adecuarán la institucionalidad ambiental. ¿Qué significa exactamente esto? No hay detalles en el discurso. Por otro lado, la principal ausencia en la política ambiental es –salvo una pequeña mención en el campo forestal– el ordenamiento territorial.

En resumen, un buen punto de partida, aunque siempre discutible y perfectible. Desde luego, la implementación de la política planteada es otra cuestión, para lo cual deberemos seguir los anuncios y medidas que los distintos sectores adopten en los próximos meses.

Calificar (No Ratings Yet)

DEJA UN COMENTARIO