17 de mayo del 2017

Día Mundial contra la Homofobia y la Transfobia

Wilfredo Ardito Vega

Defensor Universitario

Cada 17 de mayo se celebra el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, así se recuerda que, en una fecha similar en 1990, la Organización Mundial de la Salud decidió retirar a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

La población trans en el Perú es víctima de discriminación sistémica, que se refleja desde la expulsión de los colegios hasta la dificultad para conseguir trabajos adecuados.

Desde el año 2004, cada 17 de mayo se celebra el Día contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, así se recuerda que, en una fecha similar en 1990, la Organización Mundial de la Salud decidió retirar a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

Casi treinta años después, sin embargo, en nuestro país subsisten muchos prejuicios por orientación sexual e identidad de género. Las marchas que se realizaron durante el verano contra la llamada “ideología de género” demuestran que muchos peruanos todavía consideran que ser homosexual implica ser una persona mala, pervertida o enferma. En medio de una gran ignorancia, había quienes acusaban al gobierno de pretender “homosexualizar” a los escolares.

Sin embargo, el rechazo es mucho mayor hacia la población trans y se advierte en la propia comunidad universitaria. Hace unas semanas, un alumno de Estudios Generales nos señaló que él no tenía mayores problemas con la homosexualidad, pero que sentía asco respecto a los hombres que se vestían de mujer, porque “solo querían llamar la atención”. Esta conversación es un reflejo de la dificultad que muchas personas tienen para entender a quienes sienten una identidad de género distinta de su sexo biológico.

La población trans en el Perú es víctima de discriminación sistémica, que se refleja desde la expulsión de los colegios hasta la dificultad para conseguir trabajos adecuados. Muchas personas trans viven en extrema pobreza, se ven forzadas a residir en zonas marginales y tienen mucha desconfianza de las autoridades. Sumado a que su esperanza de vida es de apenas 35 años de edad.

Mientras en Argentina o Colombia una persona puede cambiar su género en sus documentos de identidad mediante un simple trámite donde exprese esta decisión, en el Perú es necesario entablar un proceso judicial, en el cual muchas veces los magistrados no consideran que existen razones fundamentales para decidir el cambio.

En los últimos meses, a través de las redes sociales, algunos estudiantes de la PUCP han manifestado una fuerte intolerancia hacia las las personas trans que existen en nuestra propia Universidad.  Inclusive, amparados en el anonimato, han elaborado la página de Facebook Pray for Mxlx, seguida por más de 1,000 personas en su mayoría también estudiantes.

La discriminación por orientación sexual o identidad de género puede ser muy fuerte y originar en las víctimas depresión o, inclusive, llevarlas al suicidio.

A lo largo de sus primeros 100 años de existencia, la PUCP abrió progresivamente sus puertas a las mujeres, a personas de diferentes clases sociales y diverso origen étnico.  En este proceso, la presencia de estudiantes abiertamente gays y trans es muy importante, pero implica la responsabilidad de que cuenten con un espacio seguro donde no sufran agresiones. La sanción y erradicación de dichos comportamientos deben formar parte de un compromiso de toda la comunidad universitaria.

 

 

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)

DEJA UN COMENTARIO