12 de septiembre del 2017

Concentración en los estudios

Jenny Taddey

Psiquiatra del Servicio de Salud PUCP

Un estudio recientemente publicado por la revista Psychology Today reveló que los estudiantes no pueden concentrarse en algo importante por más de 3 minutos, sin ser interrumpidos o distraídos por su entorno. Entre esos elementos del entorno que actúan como ‘distractores’ destacan los equipos tecnológicos, sobre todo laptops, tablets y celulares.

Deja un espacio para responder mensajes o llamadas. Cuida tu salud física y emocional. Haz una cosa a la vez.

Si deseamos hablar sobre la concentración y sus problemas, lo primero es saber cuál es su definición. Entonces la concentración es una destreza aprendida, de reaccionar pasivamente o de no distraerse ante estímulos irrelevantes. La concentración también significa estar totalmente aquí y ahora, en el presente (Schmid y Peper, 1991).

Es común que los estudiantes universitarios tengan dificultades para concentrarse. Sobre todo hoy en día que vivimos en un mundo lleno de estímulos, televisión, celular, redes sociales, etc. Por eso puede resultar una difícil batalla intentar leer más de diez hojas seguidas. Los problemas de concentración son la incapacidad para centrarnos y atender al estímulo que debemos atender.

Conocer las causas de nuestra falta de concentración es importante, ya que en algunos casos lo más óptimo es tratar, en primer lugar, la causa primaria. Y entre ellas tenemos: cansancio y estrés emocional; patologías, como Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, que deben ser evaluadas por un especialista ya que no se diagnostica solo por disminución en la concentración; descanso insuficiente, pues si el cerebro no descansa lo necesario, funciona mal; hambre y una dieta inadecuada, esta sensación va a ocupar casi todos nuestros recursos cognitivos, lo que hace difícil que podamos concentrarnos en algo más; preocupación excesiva, pues a las personas que sufren de ansiedad y preocupación excesiva se les dificulta centrarse en otra cosa; dolor físico, medicación y drogas: algunos medicamentos pueden provocar falta de concentración y las drogas deterioran nuestro funcionamiento cognitivo y nuestro cerebro; y el ambiente en el que nos desenvolvemos también puede perjudicar nuestra atención.

Un estudio recientemente publicado por la revista Psychology Today reveló que los estudiantes no pueden concentrarse en algo importante por más de 3 minutos, sin ser interrumpidos o distraídos por su entorno. Entre esos elementos del entorno que actúan como ‘distractores’ destacan los equipos tecnológicos, sobre todo laptops, tablets y celulares.

Hay personas que son capaces de concentrarse mejor que otras, igual que hay personas más flexibles que otras. Esto no quiere decir que no se pueda mejorar.

Para poder concentrarte, necesitas mejorar dos aspectos: la autorregulación mental, que consiste en entrenar tu mente para centrar la atención y mantenerla. Asimismo, controlar los factores ambientales. Por ejemplo, si está la televisión encendida y hay gente hablando a tu alrededor, te será mucho más difícil concentrarte.

Hay algunas recomendaciones adicionales para mejorar la concentración. Por ejemplo: no necesitas consumir suplementos alimenticios, pues suelen ser caros y no han demostrado eficacia; programa descansos para reducir los problemas de concentración; el mindfulness mejora nuestra concentración y los niveles de atención, y disminuye el estrés, la ansiedad y la depresión. También debes eliminar los elementos distractores y priorizar tareas. Deja un espacio para responder mensajes o llamadas. Cuida tu salud física y emocional. Haz una cosa a la vez.

Finalmente, si notas algún problema en tu concentración y a pesar de realizar cambios en las causas primarias no logras mejorarlos, entonces te invitamos a acudir a nuestro Servicio de Salud PUCP para valorar tu situación.

Calificar (6 votes, average: 3,67 out of 5)

DEJA UN COMENTARIO