06 de junio del 2016

Venezuela y la Carta Democrática Interamericana de la OEA

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), invocó la Carta Democrática Interamericana para solicitar más atención sobre el caso venezolano. ¿Qué implica esta medida de Almagro para el gobierno de Nicolás Maduro? Los docentes de la PUCP, Oscar Vidarte y Ramiro Escobar, comparten sus perspectivas sobre el contexto político interamericano y la importancia de la Carta Democrática para los países miembros de la OEA.

En el año 2001, luego del fin del régimen fujimorista en el Perú, la OEA presentó una nueva herramienta para la protección de la democracia entre sus países miembros: la Carta Democrática Interamericana. Ya antes existían otros mecanismos interamericanos como la Declaración de Santiago que, desde inicios de los 90, ofrecían a los países miembros herramientas para proteger sus democracias de golpes de Estado. “Sin embargo, el gobierno de Fujimori demostró que, sin ser propiamente un gobierno dictatorial, había una afectación obvia a la democracia. Esta afectación podía reconocerse en  los niveles de corrupción y en el control que el gobierno ejercía sobre los poderes del Estado y los medios de comunicación”, comenta Oscar Vidarte, analista internacional y docente del Departamento de Ciencias Sociales.

Si bien en las últimas décadas los golpes de Estado militares como los conocíamos se han vuelto menos frecuentes, los gobiernos han descubierto nuevas vías para alterar la democracia. De esta realidad surge el concepto de alteración al orden constitucional, al cual ha apelado el secretario general de la OEA en esta ocasión.

Diálogo abierto

Ante el llamado de Almagro, el Consejo Permanente de la OEA optó por instar al gobierno y la oposición venezolana a un diálogo abierto. “Me parece que la preocupación del sistema interamericano es doble. No solamente es pensar en la protección de la democracia, sino también pensar en la ingobernabilidad de un país”, añade el analista.

Sin embargo, esta medida del Consejo no interfiere con el pedido de Almagro de realizar una sesión urgente entre el 10 y el 20 de junio para tratar el caso venezolano. Uno de los posibles resultados de esta sesión, el máximo, sería la suspensión de los derechos de Venezuela como país miembro de la OEA. “Para eso tendría que haber una mayoría de votos a favor de la suspensión en la asamblea. Venezuela cuenta con varios votos. Son 34 los países miembros y 18 tendrían que votar a favor y no se sabe ahora si habría esa cantidad de votos. Muchas islas en el Caribe han sido empobrecidas por el petróleo venezolano y van a votar por Venezuela en una situación límite”, señala Ramiro Escobar analista político y docente del Departamento de Comunicaciones.

Ramiro Escobar

“Para Maduro la Carta es una agresión al país cuando es simplemente un llamado de atención para que no se bajen los estándares de legitimidad del gobierno”, afirma Ramiro Escobar.

 

Suspensión

Para Vidarte, la suspensión complicaría aún más la situación. “¿Qué tanto un mecanismo de suspensión, desde la perspectiva política, ayuda en la crisis venezolana? La OEA no puede servir como un elemento distorsionador de la crisis que promueva más el choque dentro de la situación ya crítica de Venezuela”, explica.

Esa decisión podría también afectar la economía venezolana. Escobar considera que uno de los problemas que tiene Venezuela y que impacta su economía es que no provoca confianza, no solo en los mercados, sino en compañías de todo tipo. “Hay dos compañías aéreas, Lufthansa y Latam, que han salido hace poco de Venezuela. ¿Por qué? Porque sienten que no hay un ambiente favorable no solo para las inversiones sino para la actividad económica en su conjunto. Que en esa situación, encima, salga de la OEA, la aislaría aún más”, concluye.

El diálogo abierto entre el gobierno y la oposición venezolanos abre la posibilidad de llegar a una vía democrática como un referéndum con veedores internacionales. “Creo que esta podría ser una salida interesante. Si en el referéndum, que está enmarcado en la constitución, gana Maduro, pues seguirá en el poder”, analiza Vidarte.

Reacciones

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela ha reaccionado con críticas a las acciones del Secretario General. “Él lo toma como una agresión al país cuando esta activación de la CDI es simplemente un llamado de atención para que no se bajen los estándares de legitimidad del gobierno”, afirma Escobar.

“Ya hay quienes han salido a defenderlo como Evo Morales o Rafael Correa. Cosa esperable. Pero incluso en el caso de ellos, cuando uno ve sus reacciones, tampoco son declaraciones flamígeras, son declaraciones de apoyo prudente porque ya creo que esto ha dejado de ser un problema meramente ideológico para convertirse en una cuestión de modales democráticos”, opina el docente.

El panorama es incierto ya que la decisión final de la OEA ante el caso venezolano puede contribuir tanto a resolver como a empeorar su situación.

Calificar (3 votes, average: 3,33 out of 5)
SUCEDE EN:
Departamento de Comunicaciones
Departamento de Ciencias Sociales

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO