Noticia

Marco Mühletaler es el nuevo director del CCPUCP

El flamante director del CCPUCP es parte de una nueva generación con la capacidad de mantener la solidez alcanzada por la institución y, al mismo tiempo, establecer nuevos puentes para que más peruanos accedan a la cultura.

Autor: Fiorella Palmieri | Fotos: Víctor Idrogo

“Ya es tiempo de que vengan nuevas generaciones al CCPUCP, cuanto más jóvenes, mejor”, dijo Edgar Saba, exdirector y fundador del CCPUCP, en una entrevista con la revista Caretas en el 2015. La misma opinión tuvo Alicia Morales, sucesora en el puesto de Saba, quien fuera directora adjunta de la institución desde su fundación, en 1995.

En esa línea, desde inicios de abril, Marco Mühletaler Maggiolo (34) lidera la nueva etapa del centro cultural, cuyos predecesores en el cargo, y también maestros, se encargaron de cimentar y consolidar. En casi una década de trayectoria en el CCPUCP, fue coordinador de producciones artísticas, jefe de proyectos, y, desde el año 2014, director adjunto de la institución.

“Ha sido un largo proceso de transición. Hace algunos años trabajé con Alicia (Morales). En ese tiempo, ella realizó paulatinamente una transferencia importante del conocimiento y aprendizaje adquiridos durante sus 24 años en el centro cultural”, señala Mühletaler, quien asume este gran reto con entusiasmo, energía y agradecimiento.

“Me anima formar parte de una generación joven que lentamente asume posiciones de liderazgo en la institución. Hasta hace unos años, la gestión cultural era ejercida por profesionales mayores en edad, con más experiencia. Pero esto ha empezado a cambiar desde que los profesionales del arte estudian gestión cultural. Es una especialización nueva en el Perú”, expresa el director, quien junto con su equipo trabaja de manera imparable en los próximos proyectos por cumplir.

Grandes oportunidades

Atraer a nuevos públicos, fortalecer los vínculos con los estudiantes más jóvenes de nuestra Universidad, y tender puentes para que el Festival de Cine de Lima PUCP llegue cada vez a más gente son algunas de las principales propuestas en las que se enfocará su gestión.

“Tenemos el objetivo de hacer que el Festival (de cine) sea más cercano a la gente. Empezar a borrar la percepción de que está dirigido a especialistas. Contamos con expertos que nos ayudan a aterrizar estas ideas”, dijo Marco, quien puso como ejemplo el trabajo realizado durante las muestras itinerantes organizadas en paralelo al Festival, en las cuales se han exhibido gratuitamente más de 150 películas selectas del mundo en diversas sedes de Lima y del Perú.

Otro desafío es estrechar lazos con la comunidad PUCP. “Queremos que el público interno de la Universidad sienta que este es su espacio, un lugar para encontrarse. Ver una obra teatral, un concierto, una película, una clase maestra, tomarse un café con alguien, todo eso integra el desarrollo del espíritu y la formación PUCP”, expresa el también director y productor teatral.

“Quisiera tener las salas siempre llenas de jóvenes, que se acerquen al cine y se cuestionen cosas. Tuvimos un ciclo de cine fantástico con todas las favoritas y ganadoras de los Óscar, que es realmente un trabajo complejo en este país, donde la distribución tiene reglas duras de mercado”, expresa el director, quien se emociona al recordar que varias temporadas teatrales consideradas “difíciles” estuvieron repletas de público de principio a fin.

“La obra Un informe sobre la banalidad del amor, que dirigió Carlos Tolentino hace tres años, trató sobre la relación entre los filósofos Martin Heidegger y Hannah Arendt. Está lejos de ser un ‘taquillazo fácil’. Pero la sala estuvo llena todas las funciones con un contenido complejo”, cuenta Mühletaler , cuya visión precisamente es mantener la calidad y extenderla a públicos con diversas inquietudes e intereses.

Su interés por la gestión lo llevó a estudiar cursos de posgrado y una maestría en España, experiencia que lo llenó de ideas novedosas. En ese sentido, Mühletaler cuenta que enseñar estrategias de gestión cultural le ha permitido contribuir con cambios de paradigmas. “En los cursos que he dictado hablaba de actores, directores o luminotécnicos como ‘proveedores de contenido’. Me refería al público como ‘clientes’. Hace cuatro años, los alumnos decían que eso ‘le quitaba la magia al teatro’. Ahora estas ideas son más aceptadas. En Barcelona, la gestión cultural no es solemne, sino más bien cercana, como un bien de primera necesidad. En el Perú se vive una realidad socioeconómica distinta, pero nuestro trabajo es poder acercar la cultura a todos. Así como alguien se alimenta, también accede a un concierto, un museo o una exposición”, indica el comunicador y teatrista, para quien gestionar y hacer cultura es una vocación que se combina a plenitud.

Trayectoria académica y artística

Marco Mühletaler Maggiolo es bachiller en Ciencias y Artes de la Comunicación con mención en Artes Escénicas por la PUCP, y magíster en Gestión de Instituciones y Empresas Culturales por la Universidad de Barcelona (España). Cuenta con estudios de posgrado en gestión, programación, producción y promoción cultural. Ha dirigido Almacenados, del dramaturgo David Desola; 4×4: Cuentos a Todo Terreno, Incierto Concierto, de su autoría; y Días Contados, del dramaturgo Óscar Martínez. En el 2014 fue ganador del Premio Luces al Mejor Musical del Año por Blanca Nieves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.

1 comentarios

Sylvia Santisteban

El reto es tener las salas llenas de publico que aprecie las producciones que se exponen. Abrir los espacios culturales no solo a los jóvenes sino a todos sin etiquetas, un lugar donde no nos encasillemos y podamos compartir,entretenernos, apreciar el arte y aprender.

Responder