11 de noviembre del 2013

Informe PuntoEdu: Visión ciudadana

Según un reciente estudio del IOP (Instituto de Opinión Pública – PUCP), el 82.5% de los peruanos cree que la distribución de la riqueza en el país es muy injusta, el 62.5% considera que hay más marchas y manifestaciones que hace un año, entre otros. Analizamos los principales resultados.

Justas o injustas, dependiendo del punto de vista, hay situaciones que causan conflictos. Cuando no son solucionadas a su debido momento –como sucede en muchos casos–, pueden degenerar en manifestaciones violentas, como se dio en el caso del traslado de los comerciantes de la parada; en actos de indignación o sorpresa, como lo ocurrido con el proyecto Conga, que obligó al presidente Ollanta Humala a renovar su gabinete en dos ocasiones durante su primer año de mandato;  o, incluso, en enfrentamientos que llevan a la muerte, tal como lo demuestra el denominado “Baguazo” que, en el 2009, dejó un saldo de más de 30 personas fallecidas.

En actas quedan los 223 conflictos sociales que la Defensoría del Pueblo registró, a lo largo y ancho del país, en septiembre pasado, entre activos y latentes. ¿De cuántos, realmente, tomamos conciencia los peruanos? Los medios de comunicación tradicionales informan a su manera, las redes sociales también hacen lo suyo y la población se forma una idea de lo que ocurre. Así, se generan sensaciones (positivas o negativas), ideas y opiniones.

La imagen de las partes involucradas y su nivel de participación –o culpa–, desde el punto de vista de la ciudadanía, se pueden medir en cifras a través de estudios de percepción. Por ejemplo: el 47% de peruanos cree que la delincuencia es el principal problema del país hoy en día, seguida de la educación (40%) y la salud (36%), según detalla el estudio Conflictos sociales y representación política, que recientemente presentó el Instituto de Opinión Pública de la PUCP (IOP). A través de este documento, puede explorarse cómo evalúan los ciudadanos de nuestro país a las instituciones de la democracia representativa, la economía y, además, qué percepciones tienen acerca de los conflictos sociales, y del rol que juegan las instituciones políticas y sociales en estos.

Problema Perú

Que la delincuencia parezca el problema más urgente a resolver para los peruanos se explica por el actual momento económico que vive el país. “Hubo una serie de problemas muy presentes en años anteriores, como la pobreza y el desempleo, pero a partir del año 2000 bajaron en importancia, y esto tiene que ver con el crecimiento económico. No somos un país como Guatemala, El Salvador o México (donde los índices de violencia son más altos), pero hay un tipo de delincuencia cotidiana que está originando este tipo de percepciones entre los ciudadanos”, afirma el Dr. Eduardo Dargent, docente del Departamento de Ciencias Sociales.

Según indica el estudio a nivel nacional realizado por el IOP, este resultado está fuertemente influido por el peso poblacional de Lima, en donde la delincuencia registra el 62.5% de las menciones, sin embargo, la educación aparece como  el principal problema tanto en el interior urbano (44.9%) como en el rural (46.7%). Asimismo,  hay diferencias entre Lima- Callao y el interior rural respecto al problema de la pobreza: 25.4% versus 39.2%, respectivamente. Así, queda claro, una vez más, que Lima no es el Perú.

Por otro lado, si bien existe mucho optimismo respecto al crecimiento económico del país –que, según previsiones del Fondo Monetario Internacional,  este año creceremos en un 5.4%–, esto contrasta con la percepción que tienen los ciudadanos  de la actual situación política: más del 60% de los encuestados por el IOP la calificó  como regular y cerca del 30%como mala o muy mala. “Es curioso ver cómo la gente tiene más expectativas económicas, incluso sobre el futuro. Podemos señalar que tenemos una población optimista que, al mismo tiempo, considera que la parte política es un desastre y que el sistema es injusto”, comenta el Dr. Dargent. “Revertir esto requiere shocks muy altos de confianza, ya que estas opiniones instaladas van de la mano con una realidad: el Estado tiene problemas de funcionamiento, lo que, paradójicamente, hace difícil también reformarlo, porque darle más dinero al Estado para arreglar esto se vería como una pérdida”, agrega.

Lea el informe completo de PuntoEdu Año 9, número 295 (2013) PUCP

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)
SUCEDE EN:
IOP

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO