09 de octubre del 2017

Informe PuntoEdu sobre la inversión en cultura en el Perú

En medio de una campaña para que el Estado otorgue el 1% del presupuesto público al sector cultura, especialistas de este sector comentan cómo invertir en el mismo.

La cultura es un concepto grande e importante que es necesario definir para aterrizarlo en la realidad. Según el plan Lineamientos de Política Cultural 2013-2016, elaborado por el Ministerio de Cultura (Mincul), tiene dos acepciones: “El modo de vida de una comunidad, sustentado en las creencias, cosmovisiones, costumbres, símbolos y prácticas que se han sedimentado y estructuran la vida de esa comunidad. Por otro lado, también se refiere a un conjunto de objetos y prácticas, a obras de arte o expresiones artísticas en general, que han adquirido valor simbólico y material”.

En ese sentido, la cultura involucra no solo a los artistas ni pertenece a una élite, sino que engloba a toda la población por igual. Bajo esa premisa surgió, a inicios del presente año, Más Cultura Más Perú, una iniciativa ciudadana que cree en el poder transformador de la cultura y en su papel para desarrollar una mejor convivencia.

Asimismo, la cultura es un medio para vencer males como el racismo y la desigualdad. Esto se observa en el Informe Indicadores Unesco de Cultura para el Desarrollo, donde se demuestra que en cuanto a empleos en este campo hay un 62% de mujeres frente a un 38% de hombres, lo que disminuye la brecha de género.

El Dr. Enrique López-Hurtado, coordinador del Sector Cultura de la Unesco Perú y docente del Departamento de Humanidades, enfatiza: “No se pueden entender procesos de desarrollo en los que la cultura no sea un eje trasversal”. Por su parte, el Dr. Luis Peirano, decano (e) de la Facultad de Artes Escénicas y exministro de Cultura, dice: “No podemos vivir sin cultura, pues es necesaria para entender la vida cotidiana”.

La Dra. Alexandra Hibbett, docente del Departamento de Humanidades e impulsora de Más Cultura Más Perú, comenta: “El Estado no toma en cuenta a la cultura para resolver problemas sociales urgentes”. Asimismo, añade que en muchos casos se apela solamente a la educación en vez de trabajar en conjunto con políticas culturales.

Por su parte, la directora del Museo de Arte de Lima, Dra. Natalia Majluf, afirma: “Es evidente que la inversión en cultura asegura un acceso más equitativo a bienes y servicios que, de otra forma, no estarían disponibles para la población. Es necesaria la intervención del Estado y de la sociedad civil para asegurar espacios de excepción que no dependan del mercado”.

Por todas esas razones, la iniciativa Más Cultura Más Perú propone, como punto de partida, que el presupuesto nacional asignado al sector cultura pase del actual 0.35% al 1%. En un principio se exigía ese porcentaje para el 2018, pero como en el proyecto de Ley de Presupuesto del Sector Público para el Año Fiscal 2018, remitido del Ejecutivo al Congreso, se declara que será de 0.38%, ahora se enfocan en visibilizar el pedido para años posteriores. ¿Es factible y necesario este incremento?

¿POR QUÉ EL 1%?

En julio del presente año el INEI, en el marco del proyecto de la Cuenta Satélite de Cultura en los países del área andina, determinó que las industrias culturales de audiovisual, libros y publicaciones, artes escénicas y música aportaron S/ 3, 679 millones, cifra que equivale al 0.87% del PBI en el 2007. Asimismo, si se añaden actividades culturales y actividades de apoyo o equipamiento, la cifra sube al 1.58 % del PBI, según recoge el informe Indicadores Unesco de Cultura para el desarrollo de la Unesco. Es decir, más del triple del 0.35% que se le otorgó en el presupuesto nacional del 2017.

La proyección es alentadora. Piero Ghezzi, titular del Ministerio de la Producción de 2014 a 2016, declaró -durante la instalación de la mesa de industrias creativas en el Plan Nacional de Diversificación Productiva 2015- que para el año del bicentenario, 2021, las industrias culturales representarían el 5% del PBI.

Asimismo, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) promueve que todos los países de la región destinen al menos 1% del presupuesto nacional en gasto público para el área de cultura, tal como queda recogido en el estudio Cultura y desarrollo económico en Iberoamérica 2014, elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de las Naciones Unidas.

En nuestro país durante el Foro Presupuesto de Cultura – Perú 2018, organizado por Más Cultura Más Perú, se sustentó el aumento a 1% de dos maneras. Desde el punto de vista económico, el docente de nuestra Universidad Mg. Pedro Francke explicó que la economía nacional no puede seguir enfocándose en actividades solamente extractivistas sino diversificarse; para lo cual, las industrias creativas son una interesante opción. También se recordó que la cultura es un derecho que el Estado tiene el deber de defender, tal como lo dictan La Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Acuerdo Nacional e incluso nuestra Constitución.

¿EN QUÉ SE DEBE INVERTIR?

“Siempre es bueno que se le dé más presupuesto al sector cultura, pues ese dinero no se gasta sino que se invierte”, comenta el Dr. Luis Jaime Castillo, docente de la Sección de Arqueología y exviceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales. Asimismo, remarca que si se triplica su asignación monetaria, el sector cultura tendría que demostrar que es capaz de producir desarrollo. “Y que no se convierta en un monstruo burocrático gigantesco”, advierte. Para Castillo, el aumento debe ser paulatino y con un techo presupuestal de 1%.

El Dr. Peirano no solamente apoya la iniciativa del incremento del presupuesto a cultura, sino también da ideas de cómo generar mayor cantidad de recursos. “Cada sector debería dar un porcentaje de su presupuesto para cultura, pues es un tema trasversal”, señala. Considera que el ministro puede lograr este cometido actuando con prudencia e inteligencia, de manera que sensibilice a los demás miembros del gabinete. “Los ministerios de Energía y Minas, Agricultura o Justicia tendrían que considerar acciones de política cultural”, añade.

“El pedido de mayor presupuesto debe venir acompañado de una serie de políticas culturales. No basta con una Ley de cine y audiovisual, es necesaria una visión integral donde la cultura pueda articularse con otras áreas de gobierno”, comenta la Dra. Hibbett.

Una de las principales propuestas que la iniciativa Más Cultura Más Perú pide al Estado es la promoción de Puntos de cultura. En la ley 30487, específicamente en el artículo 3 del Capítulo II, se menciona: “Puntos de cultura es toda organización sin fines de lucro, reconocida por el Ministerio de Cultura como tal, que trabaja en el arte y la cultura de modo autogestionario, colaborativo y sostenido, promoviendo el ejercicio de los derechos culturales y desarrollo local, contribuyendo a la construcción de una sociedad más inclusiva, democrática y solidaria que reconozca y valore su diversidad, memoria y potencial creativo”.

En el programa Puntos de cultura, el cual agrupa aproximadamente a 280 iniciativas, el Mincul firmó un convenio con el Ministerio del Interior. La idea es que los jóvenes participen en actividades artísticas y culturales de su comunidad, y dejen atrás prácticas nocivas o delincuenciales.

Además, la Dra. Hibbett hace énfasis en aquellas iniciativas surgidas por personas particulares en distintos ámbitos de la cultura. El inconveniente que tienen es que por su naturaleza autofinanciada, y prácticamente heroica, muchas veces desaparecen. “Sin el apoyo del Estado no va a funcionar. Se deben articular e intercambiar experiencias, aprender unos de otros”, comenta.

De otro lado, la Dra. Natalia Majluf comenta acerca de cómo invertir ese hipotético aumento del presupuesto: “Nos faltan capacidades y recursos en casi todas las áreas. La formación de profesionales de primer nivel en arqueología, antropología, historia del arte, conservación, ciencias de la información y la gestión del patrimonio debería ser una prioridad. Pondría mucho énfasis en la promoción de investigaciones, proyectos de registro y de conservación a través de fondos concursables”.

Por su parte, el Dr. Luis Jaime Castillo se muestra a favor de que el cine tenga fondos concursables, pero también pide que haya apoyo para otras artes e investigaciones, como en el campo de la arqueología y etnografía.
Acerca del patrimonio, que es adonde se dirigen, en mayor medida, los fondos del sector cultura, el Dr. Luis Jaime Castillo considera que la principal preocupación no es que las huacas no estén protegidas, sino que estén inscritas incorrectamente. “Alguien puede arrancarle una parte y si le reclamo, me preguntará dónde está la prueba que es una huaca”, indica el exviceministro.

Por último, la Dra. Hibbett cree necesario que se construya infraestructuras de cultura multiusos, que puedan albergar biblioteca, centros culturales para jóvenes, instalaciones deportivas, entre otros espacios.
“Debería haber un acuerdo amplio para sostener políticas públicas que trasciendan a gestiones específicas”, reflexiona la Dra. Majluf. La cuota del 1% aún parece lejana, pero se espera que el crecimiento siga manteniéndose.

Calificar (No Ratings Yet)

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO