Economía
Noticia

Informe PuntoEdu sobre el impacto del Mundial de Fútbol en la economía peruana

La clasificación de la selección al Mundial se ha convertido en una inmejorable oportunidad de negocio para muchas empresas en el Perú. Pero, en este contexto, ¿cuál es su impacto real en nuestra economía?

Autor: Akira Maeshiro | Fotos: Sulsba Yepez, Víctor Idrogo

Treinta y seis años tenían que pasar para que el fútbol genere que miles de personas colmen las calles con sus camisetas blanquirrojas. De esta forma, este deporte, que representaba en nuestra idiosincrasia ese espacio popular y entrañable pero sin mayores brillos, se convirtió, de pronto, en el motor de nuestro orgullo e identidad, pero también de nuestros consumos.

Así conocimos a las mamás de los jugadores gracias a cadenas de supermercados, aprendimos que los futbolistas también pueden ser modelos de prendas de vestir, que lo mejor es ver los partidos de fútbol en un televisor de última generación o que esta es la oportunidad para conocer Rusia y si es gracias al sorteo de un banco, mejor.

Sin duda, el ánimo festivo que vivimos influye en nuestras decisiones de compra. Y eso, las empresas lo saben.

Impacto real

El Dr. Hugo Ñopo, docente del Departamento de Economía, quien acaba de presentar, junto con el periodista Jaime Cordero, el libro La fórmula del gol. Secretos numéricos del deporte rey, señala el valor de esta disciplina y cita al exfutbolista, entrenador y comentarista argentino Jorge Valdano: “El fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes”. ¿El fútbol es un juego? Sí. Y la frase mencionada, tan extendida, lo deja bastante claro. Pero ¿limitar este deporte de arrastre popular a un simple espacio lúdico? “El fútbol tiene una importancia mucho más alta que la que queremos atribuirle. Por ejemplo, el día que juega la selección peruana, el país se paraliza”, explica Ñopo.

Y sobre lo que es capaz de movilizar en términos económicos, no hay mayores discusiones. “En el libro, hacemos un análisis sobre lo que pasa con el PBI de los países que clasifican al Mundial. Se levanta hasta medio punto por un par de trimestres y eso es muchísimo dinero. La gente comienza a consumir y, por un efecto consumo, el PBI sube. Tampoco es un efecto largo y sostenido, pero sí existe”, detalla el economista.

En nuestro país, el furor se vio reflejado, entre otros espacios, en la compra de camisetas. El docente destaca: “Diógenes Alva, presidente de la Coordinadora de Empresarios del emporio comercial de Gamarra, nos reportó que en todo el país se había agotado la tela blanca y eso también habla sobre cuán inesperada fue la clasificación al Mundial”.

Estrategia empresarial

Por su parte, la Mg. Regina Soriano, docente del Departamento de Ciencias de la Gestión, comenta que hay indicadores que demuestran que, luego de la clasificación al Mundial, la dinamización económica es real. “El consumo se está incrementando pero va a tener un periodo límite. Conforme vayan pasando los meses y se vaya desinflando este furor, este fenómeno irá desacelerándose”, señala la docente.

En 36 años, la economía global ha cambiado. En ese sentido, ¿cómo pueden responder las empresas ante una coyuntura inédita en nuestro país? “Las empresas grandes tienen una maquinaria de planificación estructurada. Tienen un sistema de vigilancia para poder detectar sus oportunidades y, a partir de eso, definen sus objetivos a nivel de plazos. El tema del Mundial de fútbol ha sido claramente identificado e inmediatamente lo traducen en estrategias agresivas de comunicación y promoción”, explica Soriano.

Si bien estas planificaciones en el caso de las empresas pequeñas no son tan evidentes, para la docente, sí hay una capacidad de respuesta inmediata. “No tienen esta organización que les permita definir sus objetivos de una manera más formal y estructurada, pero tienen esa capacidad de tomar esa información de lo que está ocurriendo y actuar al instante. Seguramente ya estarán mirando lo que va a pasar después. Pero quieren y tienen que aprovechar este momento que es único”, destaca Soriano.

Sin embargo, la docente resalta que este panorama podría estar ocultando un problema futuro. “En general, todo este movimiento económico genera mucho consumismo y si bien beneficia a la economía, no sabemos si las personas que están adquiriendo productos por intermedio de los bancos, como televisores, van a estar preocupadas por cómo van a pagarlos luego”, enfatiza.

Ante la intensa campaña comercial que estamos viviendo, Soriano también descubre una falencia que demostraría que no existe una proyección a largo plazo por parte de las empresas. Solo importa el momento. “No he visto mucho sobre responsabilidad social. Está bien que la empresa crezca y que esté enfocada en vender y en satisfacer las necesidades de sus clientes, pero ¿se están preocupando en ver que el crecimiento del deporte, en general, sea sostenible?”, critica.

Impacto textil

Existe la percepción de que la industria textil en el Perú tiene una oportunidad única con este furor mundialista. El Ing. Luis Antonio Aspillaga, presidente del Gremio de Indumentaria de la Cámara de Comercio de Lima y egresado de la PUCP, señala que si bien el mercado local está aprovechando esta coyuntura, por parte de los usuarios es una compra puntual. “Si bien se están fabricando los polos y los uniformes, no vamos a adquirir más de una o dos prendas”, explica.

Aspillaga comenta que el año pasado el tema político generó una sensación de incertidumbre en la población que repercutió en un menor gasto general. “En ese sentido, comprar una prenda de vestir se condiciona al estado de ánimo, a la alegría, al querer vestirse bien. Pero cuando uno está en una fase de espera, bajan los índices”, dice.

Por ello, señala que las emociones que provoca el fútbol son importantes para la industria, al menos momentáneamente. “El Mundial nos ha devuelto la alegría y la gente está con buena vibra, sale a comprar y a gastar. Pero ¿qué pasará después? Ese es el dilema. Esta fiebre, que nos ha dado una especie de recreo, se acaba en junio o julio”, cuenta. Por ello, señala que la estabilidad política es clave para sostenerse.

Sin lugar a dudas, mucho del éxito de los negocios en este contexto mundialista está relacionado con cómo los peruanos se ven reflejados en esta selección. La conexión es inevitable. El Dr. Hugo Ñopo tiene una lectura adicional. “No somos Alemania ni Inglaterra, somos Perú que llega a Rusia como un equipo de obreros. Esto le va a sentar bien al país porque nos va a enseñar sobre la importancia del trabajo en equipo, de la humildad y de la cohesión. Esta selección hoy tiene una oportunidad pedagógica de oro”, finaliza. Hay otras ganancias más allá de las cifras económicas.

Fútbol e identidad

Para el Mg. Jan Marc Rottenbacher, miembro del Grupo de Psicología Política y Social de la PUCP y director ejecutivo del Instituto de Opinión Pública – PUCP, el fútbol, como fenómeno social, es muy importante en la definición de las identidades nacionales. “Si vemos lo que significa como actividad en un partido internacional, por ejemplo, es una lucha entre dos países. Es un espacio de combate simbólico y, en el Perú, la construcción de nuestra identidad está muy vinculada a lo militar”, señala.

Además, agrega: “Hay una serie de rituales que rodean al fútbol que tienen que ver con la idea de lo nacional, como el uso de los uniformes o la entonación de los himnos”.

En el país se percibe un ambiente de algarabía desbordada por la clasificación al Mundial, sin embargo, meses atrás, la sensación era de un pesimismo que se volvió cotidiano. “La selección era un equipo malísimo y se recordaban a las viejas glorias. Coincide con una narrativa que se repite en varios ámbitos como un patrón, con la idea de un pasado glorioso que muy pocos recuerdan pero que se idealiza. Eso se da en la identidad vinculada con lo prehispánico, donde todo tiempo pasado fue mejor”, dice.

Para Rottenbacher, es allí donde asoma el relato repetido que señala que éramos muy buenos pero que, por determinadas injusticias, no logramos los objetivos. “Por ejemplo, en la guerra con Chile, aparece la idea del peruano que lucha hasta el final con toda la valentía, pero que se enfrenta a un combate desigual donde el otro era superior y era apoyado por potencias extranjeras”, explica.

Y en esta coyuntura futbolística, los paralelos podrían aparecer. “Si nos va mal en el Mundial, se va a decir que el castigo a Paolo Guerrero fue injusto y que la FIFA nos jugó mal. Vamos con un buen equipo, pero, sin nuestra gran estrella, siempre está la narrativa que en nuestros logros siempre aparece la desgracia”, declara.

¿Cuánto representan las victorias de la selección de fútbol en la autoestima nacional? Para Rottenbacher, el Perú es muy grande   diverso para tener una respuesta certera. “La identidad social se define por la importancia que tiene en la vida de todos los grupos que conforman la sociedad peruana. Tú tienes acceso a las transmisiones en vivo, a las repeticiones en YouTube, pero ¿será así para todos los peruanos?”, se cuestiona.

En ese sentido, para el docente, son los núcleos urbanos con cierto poder adquisitivo los que toman estos triunfos como una fuente de orgullo.

NOTICIAS RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.

1 comentarios

ERWIN ADRIANO EMILIO MOISÉS DELGADO CRUZADO

que bueno que el futbol ayude a la economía del país

Responder