13 de noviembre del 2017

Informe PuntoEdu sobre el acceso a internet en nuestro país

La semana pasada, Osiptel suspendió los planes ilimitados de internet móvil, que empezaron a ofrecer los operadores telefónicos, debido a la falta de información sobre sus condiciones de uso. ¿Realmente contamos con la infraestructura para tener este servicio? Nuestros especialistas analizan el tema.

Si te preguntan qué es lo primero que haces cuando te despiertas y cuál es tu última acción al acostarte, probablemente tu respuesta sea “ver tu smartphone”. Hace unos años nos valíamos, prácticamente de manera exclusiva, de las señales de Wi-Fi –y pedíamos la contraseña de esta red adonde fuéramos–, mas con el tiempo los distintos operadores telefónicos empezaron a ofrecer paquetes de datos móviles de distintas cantidades de MB y GB. Estos nos permitían disfrutar de internet en cualquier lugar, pero con la precaución de consumirlos moderadamente para que duren todo el mes.

Desde finales de octubre, los cuatro principales operadores de telefonía móvil en nuestro país –Movistar, Claro, Entel y Bitel– anunciaron sus planes de internet ilimitado. ¿Significa que al fin tendremos la libertad de vivir conectados permanentemente, sin preocuparnos de cuánto hemos gastado? De acuerdo con el último informe de Osiptel, todavía no.

FALTAN DATOS

El 2 de noviembre, el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel) advirtió acerca de la poca claridad de los términos y condiciones de las nuevas promociones de internet ilimitado. Uno de los aspectos que levantó más suspicacia se refiere a los ámbitos de cobertura, donde las compañías telefónicas no especifican si se podrá navegar únicamente en zonas que haya red 4G o también incluye a 3G.
Asimismo, todos los operadores han dispuesto que la velocidad de internet se reduzca a partir del consumo de un poco más de 30 GB. “Esta es una medida de gestión de red que permite controlar y evitar la congestión por el consumo constante de los heavy users”, comenta el docente del Departamento de Ingeniería, Mg. Luis Montes.

Otro perjuicio es el video, el cual podremos reproducir en calidad de 480p. Por último, la única compañía que permitirá compartir datos con otros dispositivos será Movistar, en su plan Elige 199, mientras que las demás empresas no ofrecen esta capacidad.

En vista de que las condiciones de servicio no fueron notificadas de forma adecuada al ente regulador ni al público, Osiptel suspendió la comercialización de los planes de internet ilimitados. Las empresas de telefonía podrán diseñar nuevos paquetes, pero esta vez detallando claramente los usos y restricciones. “Osiptel ha actuado de acuerdo con su función de protección del usuario”, puntualiza la Mg. Patricia Díaz, docente de la Maestría en Ingeniería de las Telecomunicaciones.

OPERADORES

Hasta el 2013, las únicas dos compañías telefónicas eran Movistar y Claro. Mientras que ambas contaban con altos índices de ganancia, los consumidores carecían de opciones para escoger operador. El panorama cambió con la entrada a nuestro país de Entel y Bitel en la segunda mitad del 2014, lo que generó una mayor dinámica de competencia en el mercado de telefonía móvil.

Osiptel calcula que había 37.3 millones de líneas de telefonía móvil en el primer trimestre del año. Si vemos cómo se reparten el mercado los cuatro principales operadores, observamos que Movistar continúa liderándolo con 43.03%, seguido de Claro con 32.66%. Entel y Bitel tienen 13.52% y 10.8%, respectivamente, aunque cabe señalar que ambos han aumentado casi en 1% su participación.

El consumidor percibe a cada uno de estos operadores de manera distinta. Para la Mg. Rosa Guimaray, docente del Departamento de Ciencias de la Gestión, Movistar y Claro tienen a su favor la costumbre que han generado con sus clientes, quienes si bien pueden quejarse del servicio que les ofrece igual, permanecen en él, pues desconfían de los otros operadores. En el caso específico de Movistar, sobresale la fidelización que obtienen gracias a su app Priority, la cual brinda beneficios y descuentos en distintos establecimientos. Por su parte, Entel ha logrado generar empatía con los usuarios a través del uso de la palabra “migrar” y defender la libertad de elegir. En el caso de Bitel, la Dra. Roxana Barrantes, docente del Departamento de Economía, acota que ha desarrollado una intensa estrategia para atraer los sectores socioeconómicos más bajos. Esto es beneficioso para todos, pues se amplía el mercado.

En términos cuantitativos también hay diferencias entre los operadores. De acuerdo con el informe de la compañía especializada en mapeo de cobertura inalámbrica OpenSignal, efectuado del 1 de abril al 30 de junio del presente año a más de 9 mil usuarios, en el apartado disponibilidad 4G -es decir, cuán buena es la recepción en esta red-, Entel ostenta 79.75%, seguido de Bitel con 74.51%, Movistar con 71.03% y Claro, que solo tiene 67.44%. En latencia 4G -que se refiere a la demora en la propagación y transmisión de datos dentro de una red-, se ubica nuevamente Entel en mejor posición, pues solo se demora 36.99 ms, seguido de 45.49ms de Claro, 48.76 ms de Bitel y finalmente Movistar con 54.58 ms. Asimismo, Osiptel consignó que Bitel lidera el ranking de cobertura 4G en el segundo trimestre del 2017 con 16,085 centros poblados. Después se ubica Claro, que alcanza a 4,240 centros poblados, Movistar llega a 2,370 y Entel cubre 1,995.

A fin de ganar mayor porcentaje del mercado, los cuatro operadores se habían volcado a ofrecer paquetes de datos móviles ilimitados. “Ya existían planes que te ofrecían redes sociales sin límites, por lo que estas nuevas ofertas no tienen gran valor agregado, pero lucen como si te dieran libertad total de navegación”, puntualiza Guimaray. La batalla ha sido interrumpida por Osiptel, debido a la falta de claridad en las condiciones del servicio.

INFRAESTRUCTURA EN PROCESO

Que tengamos internet ilimitado móvil en nuestro país, ¿es una quimera? ¿O es perfectamente posible, solo que los operadores no quieren hacerlo? Para la Mg. Patricia Díaz, hay diversos factores que deben tomarse en cuenta para poder tener un verdadero internet ilimitado móvil. “Depende del ecosistema de telecomunicaciones, de cómo se maneje el tema regulador, el espectro radioeléctrico, y la infraestructura de las empresas y los gobiernos locales”, comenta.

Uno de los principales déficits que tenemos es la falta de estaciones base de telefonía móvil. Recientemente, Osiptel pidió a las empresas operadoras que aumenten la inversión en este tipo de infraestructura, pues se calcula que para cubrir la demanda de redes móviles hacia el 2021 se necesitará que haya 36,513, lo que asciende a 17,585 más de las 18,928 con las que contamos actualmente, divididas entre antenas de 2G, 3G y 4G. En el informe de infraestructura 2016 del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan), se calcula que en Lima y Callao hay 3,462 habitantes por antena, mientras que, por ejemplo, en Santiago de Chile es de 860. Precisamente, nuestra capital es la región que tiene mayor déficit, seguido de La Libertad, Piura, Cajamarca y Puno.

El impedimento para contar con mayor cantidad de antenas se debe no solo a la inversión, sino también al recelo de un sector de la población, que se opone a su instalación porque creen que puede causar efectos perjudiciales para la salud. Sin embargo, los diversos estudios científicos que han analizado este tipo de radiación no han encontrado ninguna prueba concluyente al respecto. En su informe La telefonía móvil y su salud, la Organización Mundial de la Salud señala: “Tanto los teléfonos y las estaciones base tienen transmisores de baja potencia (corto alcance) y los niveles de exposición a radiación RF (radiofrecuencia) generalmente son muy bajos”.

Para el Mg. David Chávez, el problema es de terminología: “En el vocabulario usamos la palabra ‘radiación’ tanto para la de tipo ionizante como la no ionizante. La primera sí ocasiona mutaciones, cáncer y hasta cambia una molécula, mientras que la segunda –que es la que usan las antenas– está comprobada que es inocua”, señala. La Mg. Patricia Díaz añade “a mayor cantidad de torres, menor será la potencia que transmiten, debido a la tecnología que tienen”.

Otro factor es la cobertura de la red 4G en el país. Han existido diversas generaciones sucesivas de telefonía móvil. La primera fue 2G, que ofrecía un acceso muy limitado, reducido solo a mensajes y correo electrónico. El 3G fue un gran salto, pues daba la posibilidad de navegar por internet, ver audio y video, descargar archivos, entre otras funciones.

Finalmente, el 4G es una red aun más veloz y tiene la gran ventaja de ser ubicuo. Es decir, podrías moverte a 160 km/h e igual contarías con señal. Además, hace un uso más eficiente del espectro que hay disponible, lo cual permite que la misma estación base de telefonía móvil ofrezca servicio a mayor cantidad de usuarios al mismo tiempo. De acuerdo con Osiptel, la cobertura 4G se ha incrementado en 380% si comparamos junio de este año con el cuarto trimestre del 2016.

Otro punto a considerar es el espectro radioeléctrico. Este es un recurso natural y limitado, del que el Estado mantiene su soberanía, y es de vital importancia para transmitir las comunicaciones móviles. La planificación de su uso se da a través del Plan Nacional de Frecuencias, del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. El Mg. Luis Montes comenta: “Si se piensa dar internet móvil ilimitado, se va necesitar hacer una reformulación del espectro radioeléctrico asignado a los operadores, que actualmente es de alrededor de 650 MHZ, y alcanzar aproximadamente los 1,500 MHZ, especialmente si se espera la llegada del 5G para el 2020”.

Aún hay límites para lograr tener un verdadero y total internet ilimitado móvil en nuestro país, tanto en infraestructura, cobertura y regulaciones. Esperamos que no pase mucho tiempo para que podamos contar con este servicio.

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO