09 de septiembre del 2013

Informe PuntoEdu: ¿Crisis económica en el Perú?

Entre algunos políticos que matizan verdades y otros que las exageran, el presidente mencionó hace unos días la llegada de la crisis económica al país y el debate se instaló automáticamente. ¿Estaremos atravesando una crisis económica o, como apuntan algunos de nuestros especialistas, se tratará de una crisis política?

El cambio del dólar vuelve a repuntar y en la capital los periodistas despachan desde diversas casas de cambio en el jirón Ocoña. Es 14 de agosto y el presidente Ollanta Humala está en Yura, Arequipa, para inaugurar una obra. Calza zapatos negros, jeans celestes y lleva la camisa blanca remangada, nada fuera de lo común. Sin embargo, muestra el gesto adusto y, a diferencia de otras ocasiones, su discurso es serio. Luego viene el diálogo con la prensa, en el que se registra la frase que motiva este informe: “El mundo vive una crisis económica tremenda, la crisis ya llegó al Perú”.

La sentencia llega en consecuencia de la caída del canon, y el presidente matiza pidiendo  responsabilidad a las regiones para utilizar los saldos positivos y no parar la obras. Luego, sus opositores políticos le piden responsabilidad a él. “Presidente, no es la crisis externa. Son dos años de indecisiones y demoras en los que se perdió el tiempo destruyendo lo anterior”, escribe en su cuenta de Twitter el expresidente aprista Alan García. “El propio gobierno se está disparando a los pies, porque, en vez de generar confianza y motivar inversión, está generando una retracción”, declaró, por su parte, el congresista del PPC Juan Carlos Eguren. Unos días después, en la sede de la Asociación de Exportadores (ADEX), el presidente Humala quiso calmar los ánimos diciendo que “tenemos una economía sólida”.

¿Realmente llegó la época de las vacas flacas al Perú? Destacados economistas de nuestra Universidad exponen el mentado fenómeno de la desaceleración económica y entregan propuestas para sostener el crecimiento en el tiempo.

Nuevo mundo

Después de ser golpeados por la inflación durante la década de los ochenta y caer en la crisis más profunda de nuestra historia, el país comenzó un repunte y estabilización en los noventa, para, luego, lograr un crecimiento extraordinario en el nuevo siglo. En poco más de 30 años hemos recorrido ambos extremos de la cuerda, pasando de ser la peor economía de Latinoamérica a un fenómeno de crecimiento que es objeto de estudio académico. Sin embargo, es innegable que nos alcanzan los ecos de la crisis: nuestra economía se entiende en un contexto internacional y ese contexto está en pleno cambio.

Así lo explica el Dr. Waldo Mendoza, jefe de nuestro Departamento de Economía, para quien la economía internacional muestra indicadores positivos: “El ritmo de crecimiento, el PBI a nivel mundial, no está mal este año. A pesar de todo lo que se dice, el crecimiento mundial va a ser de 3.1, y a eso no se le puede llamar crisis. Europa está saliendo lentamente de su recesión, Japón está creciendo como nunca en los últimos diez años; en general, el panorama del sector productivo es bueno”.

Sin embargo, los efectos negativos a los que hace referencia indirecta el presidente Ollanta Humala llegan desde Estados Unidos, país que está superando la recesión y que, en breve, podría detener su política expansiva, según declaraciones del presidente de la Reserva Federal Americana Ben Bernanke. “Recordemos que Bernanke había hecho tres cosas grandes en política monetaria: por un lado, mantuvo la tasa de interés casi en cero; luego, se comprometió en que esta tasa se mantenga por bastante tiempo, hasta que el desempleo baje de 6.5%; y también implementó políticas para inyectar dólares a su economía. Con el crédito barato en el norte y la tasa de interés baja, esos capitales se fueron masivamente al mundo emergente, como Perú. Ahora esta política expansiva estaría finalizando (…) Por tanto, se ha producido un movimiento de capitales hacia Estados Unidos”, asegura el Dr. Mendoza.

Otro indicador negativo internacional es la caída del precio de los metales, ligada a la desaceleración de la economía de China, país reconocido por ser un gran comprador de metales. Como es lógico, esto impacta a países mineros como el Perú y explica la baja del canon. “Todo esto parece afectar al sector real de la economía. El enfriamiento de la actividad económica tiene que ver, esencialmente, con estos eventos financieros”, explica nuestro jefe del Departamento de Economía. El resultado es un descenso en la tasa de crecimiento de nuestro país, cuyo Producto Bruto Interno (PBI) cerraría el año en alrededor del 5.8%. ¿Eso significa que estamos en crisis?

Aquí puede leer el informe completo de PuntoEdu Año 9, número 286 (2013)

Calificar (No Ratings Yet)
SUCEDE EN:
Departamento de Economía

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO