29 de agosto del 2012 | Ingeniería de las Telecomunicaciones

¿Cómo funciona la conexión wifi?

Hace unos años, los amantes de la tecnología vivíamos rodeados de cables. Hoy en día, tenemos smartphones, tabletas, laptops, consolas de juegos y hasta cámaras fotográficas que emplean wifi, mecanismo de conexión inalámbrica a Internet. ¿Cómo funciona? ¿Podría ser nociva para la salud? El Dr. Manuel Yarlequé Medina, docente de la Sección de Ingeniería de las Telecomunicaciones de la PUCP lo explica.

Quizá la mejor manera de explicar su funcionamiento sea establecer una analogía con los teléfonos inalámbricos caseros, que constan de dos partes: la base, conectada por un cable a la toma de teléfono principal, y que convierte la señal eléctrica de la llamada entrante en una señal radial y la propaga al exterior; y el auricular, que la decodifica para que podamos oírla, codifica nuestra respuesta y la envía de vuelta a la base.

De la misma manera, en un sistema wifi, tenemos un router que se conecta a la línea telefónica de forma directa, recibe la información de Internet y la traduce en una señal radial que es transmitida por una antena en un patrón circular hacia afuera, al igual que las ondas que se forman en un estanque tras la caída de una piedra. Esta señal es recibida por una tarjeta receptora ubicada en el interior del nuestras laptops o tabletas, que traduce los datos.

Caracteristicas técnicas del wifi

Sus ondas electromagnéticas tienen una longitud de 13 cm, considerada como pequeña (por ejemplo, las ondas de sonido en el rango audible para los humanos están entre los 2 cm y los 17 metros) y una frecuencia de 2.4 gigahertz. Son invisibles a nuestros ojos, atraviesan objetos y se propagan a la velocidad de la luz. Cuando entran en contacto con materiales conductores (como el metal), pierden potencia y se reflejan. Por eso, cuantas más columnas y paredes se encuentren entre el router y el dispositivo, la calidad de la señal será menor.

A diferencia del bluetooth, que se emplea para conexiones inalámbricas de corto alcance entre aparatos electrónicos (como teclados, celulares y mouses), el alcance del wifi varía según el equipo transmisor que se emplee: corto para uso doméstico o móvil (de 10 a 20 metros) o largo para telecomunicaciones en zonas rurales (de 10 a 20 kilómetros). La calidad de señal también dependerá de tu proximidad con el router: a mayor distancia, le energía que recibe el equipo disminuye y por ende, la conexión será más lenta. Por el contrario, si te acercas más, tendrás mayor capacidad de transmisión de datos.

¿Usar wifi es dañino para la salud?

Mucho se ha especulado sobre los posibles daños que estas ondas podrían ocasionar a la salud, desde jaquecas, insomnio, estrés hasta alteraciones en la producción de esperma y cáncer. ¿Corremos algún riesgo al estar expuestos a campos electromagnéticos de baja intensidad? Para el Dr. Manuel Yarlequé, aún no se puede dar una respuesta tajante: “Cuando interactúas con una onda de este tipo, aumenta la sensación térmica, las moléculas empiezan a vibrar y el tejido bajo el cual está expuesta esta radiación comienza a calentarse. Pero no está científicamente probado qué es lo que ocurre cuando estás demasiado expuesto a este calentamiento, si los tejidos realmente sufren deterioro o no”.

A pesar de las múltiples investigaciones realizadas durante las últimas décadas, la Organización Mundial de la Salud ha concluido que -a la fecha- no existen resultados que confirmen que estas ondas sean nocivas para la salud; no obstante, exhorta la elaboración de nuevos estudios que ayuden a esclarecer cualquier duda latente.

En todo caso, un factor de cuidado es el nivel de exposición. Una cosa es estar conectado por un par de minutos y otra muy distinta es hacerlo durante un par de horas, con varios equipos a la vez. Si bien es difícil determinar cuánto tiempo es el adecuado, lo recomendable es usar wifi solo cuando se requiera y emplear la conexión directa en la medida de lo posible.

El futuro del wifi

¿Has notado que cuando enciendes la conexión wifi la batería de tu dispositivo se agota rápidamente? Al igual que bluetooth y las redes de banda ancha (4G), wifi emplea un medio de transmisión llamado OFDM, que permite una mayor y mejor conexión inalámbrica pero de energía limitada. Uno de los retos a mediano plazo será contar con un sistema wifi con mayor alcance, velocidad y capacidad de transmisión de datos, pero con menor consumo de energía.

Desde su creación en 1999, la tecnología wifi ha pasado por una serie de modificaciones: al estándar inicial B, le siguieron los modelos A, G y el actual N, cada uno con mejor que el anterior. “Actualmente se está trabajando en un nuevo estándar, que permitirá cuadruplicar la capacidad que tenemos hoy, pero normalizar el protocolo para acceder a esta tecnología tomará tiempo. Tenemos wifi para rato”, concluye Yarlequé.

 

Calificar (8 votes, average: 4,25 out of 5)
SUCEDE EN:
Ingeniería de Telecomunicaciones

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO