04 de septiembre del 2015 | Suplemento Q

Una campeona de tenis de mesa en China

Tiene que haber algo más allá de la comprensión de tu propio cuerpo que te impulsa a no rendirte nunca. Claudia Soto lo resume en una palabra: pasión. “Cuando estás cansada, sientes que ya no mejoras, no te sale alguna jugada o te critican, la pasión te hace mover todo”, afirma esta destacada deportista, y alumna de séptimo ciclo de la Facultad de Gestión y Alta Dirección.

Cuando Claudia tenía 8 años, una decisión fortuita cambió su vida para siempre: gracias al impulso propio de la edad, ese que te hace no querer alejarte nunca de tu mejor amiga y seguir jug ando con ella, descubrió el tenis de mesa. Lo suyo, en un principio, era divertirse, pasar el rato, pero a solo tres semanas de haber empezado los entrenamientos, sin querer, tuvo que afrontar su primer desafío: un torneo de Adecore, en el que representó a su colegio Canonesas de La Cruz. “Perdí todos mis partidos y me puse a llorar”, recuerda.

Ese día, levantó cabeza y no se detuvo más. A los tres meses participó en una nueva competencia y quedó tercera. “Desde allí me hice más constante, trataba de entrenar a doble horario, incluso los fines de semana”, cuenta. Hoy, a sus 21 años, de la niña derrotada no queda nada.

En el 2007, Claudia fue campeona latinoamericana individual sub 13; el 2009, subcampeona latinoamericana sub 15; el 2011, medalla de bronce individual latinoamericana sub 18. Además, asistió al Mundial Infantil Japón 2009, al Mundial juvenil Eslovaquia 2009 y Bahrein 2010, y al Mundial de Mayores Moscú 2011. En el 2011, cuando asistió a los Juegos Panamericanos realizados en Guadalajara (México), fue número 1 de Perú ITTF.

Y representando a la PUCP, también lo consiguió todo. Claudia es la actual campeona nacional universitaria en tenis de mesa, título que logró en la Universiada Cusco 2014, donde consiguió dos medallas de oro en individuales y dobles, y una de plata por equipos. “Representar a la Universidad es diferente que al Perú”, explica. Confiesa que el cariño lo fue adquiriendo en la medida en que fue avanzando en sus estudios y el significado de la PUCP cobró más fuerza. “Hay que dar todo y lo tengo muy claro. Quiero que la PUCP sea la mejor siempre”, señala.

Del 15 de julio al 12 de agosto, Claudia estuvo en China gracias a la Beca de la Universidad de Deportes de Shanghái, que recibió a través del Instituto Confucio de la PUCP. Esta se otorgó a través de una convocatoria de la Oficina de Servicios Deportivos y cubrió un programa intensivo de entrenamiento, clases de idioma chino mandarín y cursos cortos de cultura, visitas y excursiones, hospedaje y alimentación. Para alguien que ha pasado gran parte de su vida dedicada al tenis de mesa, tener la oportunidad de viajar a China fue una experiencia inolvidable.

“¡Había un edificio de cuatro pisos y cada uno con más de cien mesas! Parecía una facultad solo para este deporte”, cuenta Claudia, aún sorprendida. Durante casi un mes, entrenó de lunes a sábado, tres horas por la mañana y tres por la tarde, lo que le ofreció una preparación distinta a la recibida anteriormente. “Siento que he mejorado mucho. Mientras que en Perú es un deporte más, en China se ‘respira’ tenis de mesa. Ha sido un sueño para mí”, dice.

Por el momento, Claudia ha dado un respiro a los entrenamientos y a las competencias para dedicarse a estudiar, sin embargo, a pesar de esta pausa, le da un guiño a su futuro deportivo: los Juegos Panamericanos del 2019, que se realizarán en Lima. “No me sentí bien preparada para los juegos que se realizaron recientemente en Toronto, por eso no participé, pero quiero estar en los Panamericanos 2019. Me gusta hacer bien las cosas que hago”, confiesa. Sabe más que nadie que este camino no será sencillo,  habrá tropezones y muchas cosas no saldrán como ella quiere, pero entiende que el sacrificio es parte de este rumbo. “Seguiré aunque esté molida y mi cuerpo  no pueda más”, dice. “¿Te veremos con alguna medalla en el 2019?”, preguntamos. Y ella responde con una sonrisa.

Calificar (No Ratings Yet)
SUCEDE EN:
Instituto Confucio PUCP

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO