10 de febrero del 2016

7 claves para ahorrar energía en el verano

Mantenerte fresco este verano y ahorrar al mismo tiempo es más sencillo de lo que crees. El Ing. Raúl del Rosario, docente del Departamento de Ingeniería, nos da consejos importantes para ahorrar sin sacrificios.

1. Adapta tu consumo de acuerdo con tus necesidades

Si tu objetivo es consumir racionalmente, debes hacerlo sin dejar de lograr la sensación de satisfacción de tus necesidades.

Según esta premisa, debes ver qué es más importante para ti (tiempo, dinero o comodidad) y qué estás dispuesto a sacrificar. Por ello, Del Rosario plantea la pregunta “¿por qué consumirías más por hacer lo mismo?”.

Por ejemplo: si descongelas carne en el microondas, ahorrarás tiempo pero gastarás energía; mientras que si la descongelas a temperatura ambiente, ocurrirá lo contrario.

2. Compra equipos según tus necesidades

Después de saber cuáles son tus necesidades, el docente recomienda comprar equipos que se adecúen al tamaño de la casa y a la demanda de la familia.

Además sugiere no comprar por impulso. “Antes de comprar un producto novedoso, infórmate sobre su funcionamiento para aprovechar al máximo todas sus funciones. Busca uno que sea el equilibrio entre eficiencia y costo, de acuerdo con tu presupuesto”, propone Del Rosario.

3. Revisa que todo esté en buen estado

Algo tan sencillo como conservar las ollas sin ahondamientos es suficiente para que el calor del fuego de la cocina se transmita perfectamente y no se consuma más energía.

4. Cierra bien la puerta

El refrigerador y el aire acondicionado están hechos para funcionar con las puertas cerradas, porque necesitan intercambiar el calor del ambiente con el del exterior para bajar la temperatura.

Si dejas la puerta abierta innecesariamente, los equipos se fuerzan a enfriar las nuevas corrientes de aire caliente. Esos son los momentos en los que más se consume energía. Por eso, Del Rosario recomienda abrir la puerta el menor número de veces.

5. Ubica el ventilador cerca de ti

El ventilador consume menos energía que el aire acondicionado porque se restringe a expulsar aire. Si pensabas en comprar un ventilador más grande, debes saber que no será de gran ayuda, pues requerirá mayor consumo. Por eso, nada más fácil que ubicarte cerca de la corriente del ventilador para recibir mejor ventilación.

6. ¿Prender y apagar o mantener encendido?

Antes, cuando se encendían las lámparas de luz, se consumía una corriente más alta en un espacio de tiempo pequeño. Pese a que se estabilizaba, malograba los focos. Ahora, los focos son más resistentes y existen alternativas como los ahorradores y led. Algunas veces, además, es necesario mantener las luces encendidas por seguridad, como en los espacios de tránsito o de uso compartido (los pasillos, por ejemplo).

En el caso de los módem y decodificadores, estos no se dañan cuando se encienden y apagan diariamente.  Sin embargo, para muchos es un problema perder la configuración al día siguiente. Depende de qué es más importante para ti: ahorrar energía en las noches o ver la programación sin esperar cada vez que enciendes el televisor.

7. Revisa tus recibos

Es importante que conozcas cuánto pagas por los servicios, así te darás cuenta de cuánto consumes y puedes detectar anomalías.

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)
SUCEDE EN:
Departamento de Ingeniería

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO