Padre Gustavo Gutiérrez: una vida de fe

Autoridades de la Iglesia Católica, nuestro Vicerrector Académico, el Dr. Efraín Gonzales de Olarte, y cientos de feligreses se reunieron en la Iglesia de la Basílica y Convento de Santo Domingo para homenajear al R.P. Gustavo Gutiérrez por sus 90 años.

Autor: Oscar García | Fotos: Víctor Idrogo

La noche del 7 de junio, la Iglesia de la Basílica y Convento de Santo Domingo lucía abarrotada. Las principales autoridades eclesiásticas, como el cardenal Pedro Barreto S.J. y el Nuncio Apostólico del Perú, monseñor Nicola Girasoli; representantes universitarios, entre los que destacó nuestro vicerrector académico, el Dr. Efraín Gonzales de Olarte; y cientos de feligreses se congregaron para celebrar una misa por los 90 años del sacerdote, teólogo y profesor emérito de la PUCP R.P. Gustavo Gutiérrez.

Para dar inicio a la ceremonia, el monseñor Nicola Girasoli leyó la carta personal que envió el Papa Francisco. “Me uno a tu acción de gracias a Dios, y también a ti te agradezco por cuanto has contribuido a la Iglesia y a la humanidad, a través de tu servicio teológico y de tu amor preferencial por los pobres y los descartados de la sociedad”, señala en la misiva.

Posteriormente, tomó la palabra el padre Jorge Álvarez Calderón, quien tiene una amistad que data de hace 75 años con el autor de la teología de la liberación. Calificándolo de “teólogo, pastor y profeta”, en ese orden, Álvarez Calderón comentó sobre el R.P. Gutiérrez: “Nos hizo ver que el mundo necesitaba de una voz profética que hiciera recordar que la fidelidad a Dios no se puede hacer olvidándose de los pobres”.

En el momento de las peticiones, el Dr. Efraín Gonzales de Olarte dijo: “Porque más y más miembros de nuestra comunidad universitaria sepan compartir aspiraciones y angustias de los peruanos de todos los rincones del Perú”. Otro de los momentos importantes de la misa fue la lectura del saludo del maestro general de los dominicos, fray Bruno Cadoré, por parte del Provincial del Perú, fray Rómulo Vásquez Gavidia.

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO

En la difícil década de los 60, y en el contexto del Concilio Vaticano II y la Conferencia de Medellín, el R. P. Gutiérrez creó la teología de la liberación. Esta corriente pone en un lugar preferente al pobre, tal como lo hicieron Jesucristo y sumos pontífices como Juan XXIII y el actual Francisco.

En su destacada trayectoria, el R.P. Gutiérrez ha recibido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el 2003, el Premio Nacional de Cultura del Mincul, la Medalla R.P. Jorge Dintilhac de la PUCP, el Doctorado Honoris Causa en Teología de la Universidad de Yale, entre otras distinciones. Asimismo, fundó el Instituto Bartolomé de las Casas y el Centro de Estudios y Publicaciones (CEP).

Por ello, las palabras del R.P. Gutiérrez eran lo más esperado de la noche. Empezó recordando un fragmento de Miqueas 6:8, donde ante la pregunta de cómo ser bueno se responde: “practicar la justicia, amar la fidelidad y caminar humildemente con tu Dios”. “Y cuando se llega a los 90 años, uno se da cuenta de que ha caminado. Con algunas dificultades, pero caminé”, dijo con sencillez el sacerdote.

Después, el R.P. Gutiérrez explicó qué significa la teología: “Es como escribirle una carta de amor a Dios, a la Iglesia de la que formo parte y al pueblo mismo”. De igual forma, agradeció a todos por su presencia en esta “reunión de amistad”, como él la denominó. Finalmente, los asistentes pasaron al claustro para saludar y agradecer al R.P. Gutiérrez. No solo por sus 90 años, o los 60 que cumple su teología de la liberación, sino por el gran servicio que ha brindado a la Iglesia Católica y a los más necesitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.