La agenda pendiente sobre la comunidad afroperuana

La conmemoración del Día de la Cultura Afroperuana el 4 de junio motiva una serie de reflexiones sobre esta comunidad. La inclusión de la variable étnica en el Censo Nacional 2017 será un paso significativo en el camino hacia el reconocimiento de la población afroperuana y su situación socioeconómica. A propósito conversamos con Martín Benavides, docente del Departamento de Ciencias Sociales y co-autor del Estudio Especializado sobre Población Afroperuana.

Autor: Sharún Gonzales | Fotos: Roberto Rojas, Solange Avila

En el año 2006 se declaró, mediante una ley, al 4 de junio como el Día de la Cultura Afroperuana. Hoy, diez años después, aún quedan preguntas pendientes sobre esta población y su situación actual ¿Quiénes son los afroperuanos? ¿Cuántos son? ¿Dónde están? La falta de información sobre estas poblaciones las hace aún más invisibles. En palabras de Martín Benavides, “uno solamente considera parte de un país aquella población que está reflejada en su contabilidad demográfica”.  Los afroperuanos aún no están representados en el Censo Nacional.

La pregunta sobre identidad étnica y racial

Frente a esto, se planea incluir una pregunta acerca de la identidad étnica y racial de los peruanos en el Censo Nacional 2017. El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) y la Defensoría del Pueblo, junto a otros sectores del Estado y la sociedad civil conforman el Comité Técnico Interinstitucional sobre Estadísticas de Etnicidad. Uno de los objetivos de este Comité es la formulación de una pregunta realista y concreta que refleje la identidad étnico-racial de la población. Esta tarea representa retos diversos. Casi tan diversos como las identidades étnicas en el Perú.

“Lo que se está buscando es que sea una pregunta que logre efectivamente maximizar la presencia de la población indígena y afrodescendiente. En ese sentido, que no excluya ninguna de las posibilidades identitarias de estas poblaciones”, explica Benavides. La pregunta respecto a qué es ser afrodescendiente o afroperuano es compleja ya que no hay criterios objetivos para definir a estas poblaciones. De acuerdo a Benavides, el comité, para el caso de la población afroperuana, “está incorporando criterios como el de identificación por afrodescendencia, que antes no existían en la pregunta. También criterios de autoidentificación por el color de la piel, porque hay población afroperuana que se considera como tal por el color de su piel; y criterios vinculados a costumbres o antepasados, ya que hay gente que tal vez ya no tenga el color de piel pero se siente parte de la identidad que comparte con sus abuelos, por ejemplo”.

Actualmente, ya existe una pregunta vinculada a la etnicidad. Se trata de la pregunta por la lengua materna que define a las poblaciones indígenas. “La población afroperuana tiene como lengua materna el castellano. Entonces, no es una pregunta que permita saber quiénes son afrodescendientes en el país. Por eso es necesario incluir esa pregunta, como lo ha hecho casi un 90% de países de la región”, añade el sociólogo. Países latinoamericanos como Brasil, Colombia y Ecuador ya cuentan con este tipo de preguntas dentro de sus sistemas estadísticos. Esto les ha permitido formular políticas públicas que atiendan las necesidades específicas de sus poblaciones indígenas y afrodescendientes.

Políticas específicas

Existen desigualdades reales en el acceso a derechos como la educación, la salud y el empleo. Según el sociólogo, “la población afrodescendiente forma parte también de la población excluida del país, social y económicamente. En el país además de las diferencias por clases sociales, también las hay por la procedencia étnica de las personas. Entonces, esa agenda es una agenda específica que no se ha venido trabajando en el Estado y que necesita ponerse en la mesa”.

A partir de la inclusión de la variable étnica en los registros administrativos del Estado, se empezará a tomar en cuenta este criterio para la asignación presupuestal. Se calcula que los afroperuanos representan entre el 1 y el 10% de la población total peruana. Sin embargo, “la atención del Estado no debería estar en función al tamaño de la población”, advierte Benavides. “Por ejemplo, no hay muchos ciegos en el país pero eso no significa que el Estado no los tenga que atender prioritariamente. Lo mismo es en el caso de la exclusión. Es una población que podría ser el uno por ciento pero imagínate que el 90% de ese 1% tenga malas condiciones de vida, tienen que atenderlo”, concluye.

Es posible acceder al Estudio Especializado sobre Población Afroperuana desde aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.

6 comentarios