31 de agosto del 2015 | Suplemento Q

Jóvenes internos de Maranguita elaboran cortos

Profesores y jefes de práctica de Comunicación Audiovisual dictaron un taller cinematográfico en el Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima.

El cine tiene la capacidad de entretenernos, hacernos reflexionar sobre la realidad, asustarnos, o crear realidades alternativas, pero también puede cambiar vidas. Para un grupo de jóvenes internos del Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima, conocido como ‘Maranguita’, el cine representa la posibilidad de contar su historia y de prepararse para la vida en libertad. Esto fue lo que pensó Joanie Guerrero, egresada de la Especialidad de Comunicación Audiovisual. Hace dos años, recuerda, cuando trabajaba en el Equipo del Taller de Cinematografía del Ministerio de Cultura, planteó la realización de un taller cinematográfico con internos del centro para complementar su proceso de rehabilitación. El año pasado se realizó la primera versión del taller y este año se mejoró, pues se incorporó al equipo a la Dirección Académica de Responsabilidad Social (DARS) y se ha ampliado el tiempo de edición del taller.

Desde enero de este año, los chicos asistieron a cine clubs, talleres de creación de afiches de películas y más, para luego recibir clases teóricas de realización cinematográfica, y una última etapa práctica, en la que cada uno de los grupos conformados planteó, grabó y editó su propio corto. Luego de varios meses de trabajo, se proyectan los cortos en un evento cerrado donde asisten los familiares de los internos. “A raíz de esta experiencia, los chicos desarrollaron creatividad y trabajaron en equipo. Este espacio de cine terminó siendo como un espacio de libertad dentro de ese lugar limitado, en el sentido físico, por los muros, y en el sentido simbólico, por las restricciones que tienen”, indica Joanie.

Apoyo

Desde la PUCP, el proyecto ha recibido el apoyo de la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación y del Departamento de Comunicaciones. Cuenta Susana Pastor, coordinadora de la Especialidad de Comunicación Audiovisual, que la colaboración no solo se dio por la participación de docentes y jefes de práctica, sino también por el préstamo de equipos de rodaje. Para asegurar que esta iniciativa continúe desarrollándose, la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación, la DARS y el Ministerio de Cultura tienen un convenio. Esta experiencia, señala Pastor, brinda a la PUCP la posibilidad de generar vínculos sólidos con el Ministerio de Cultura, y permite a los profesores y jefes de práctica participantes enriquecer su vida. “Se gana la posibilidad -añade Pastor- de que el equipo docente participe en este tipo de proyectos que permiten conocer la vida y tener experiencias humanas que no son cotidianas”.

El taller

Aldo Cáceda, Joanie Guerrero, Pavel Solís y Viola Varotto fueron los jefes de práctica a cargo de cada grupo. Ellos fueron asesorados por la profesora Marianela Vega. “Los talleres no estaban determinados por un syllabus. Entonces eran bastante participativos y horizontales”, cuenta Aldo Cáceda. Por alrededor de seis semanas, los chicos plantearon sus cortometrajes, tuvieron una jornada de rodaje y cuatro sesiones de edición. Si bien cada grupo tuvo una propuesta diferente -cuenta Vega-, estos tuvieron en común el interés por contar historias que reflejen su vida. Por ello, cree que es importante que cada vez más jóvenes en riesgo puedan expresarse a través del arte.

También participaron en el taller dictando los cursos teóricos los docentes Pierre Emile Vandoorne (Comunicaciones), Úrsula Vilca (Educación Continua), los exalumnos de Comunicaciones Arturo Arellano y Diego Vizcarra y el realizador audiovisual Piero Parra.

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)
SUCEDE EN:
Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación
Dirección Académica de Responsabilidad Social (DARS)
Departamento de Comunicaciones

DEJA UN COMENTARIO