22 de julio del 2015

Ingeniero electrónico crea dispositivo para combatir la sudoración excesiva

Egresado de la PUCP, el ingeniero electrónico Tony Cueva, participará en un campamento de emprendimiento de Massachusetts Institute of Technology (MIT), gracias a la creación de Drop, un dispositivo contra la hiperhidrosis.

Tony Cueva, ingeniero electrónico egresado de la PUCP el 2014, padeció desde los siete años de hiperhidrosis, una afección que se caracteriza por una excesiva producción de sudor. A pesar de las bromas crueles que recibió de pequeño, Tony intentó no amilanarse. Aprender a dar la vuelta a los problemas y transformarlos en oportunidad se fue convirtiendo en su distintivo. “Al comienzo, me provocaba mucha impotencia pero con el tiempo lo he ido tomando muy bien. No me ha generado ningún tipo de limitaciones en lo personal ni laboral. Pero para otras personas sí es un impedimento”, explica Tony.

El año pasado, el egresado de la PUCP llevó un curso de emprendimiento y nació su proyecto Drop. “Allí me di cuenta de que sí hay una posibilidad de un tratamiento y una solución para la hiperhidrosis mucho más personal”. Al finalizar el curso, vio la oportunidad de participar con su iniciativa en un campamento de entrenamiento del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Postuló y ganó una plaza en el que participará del 23 al 28 de agosto.

¿Qué es Drop?

Drop es el dispositivo portátil y recargable que nació en la mente creativa de Tony. “Canaliza la energía térmica del usuario y la cambia a corriente eléctrica para aplicar iontoforesis, una técnica que produce pequeñas descargas en la zona afectada, en este caso la mano, para reducir la sudoración”, comenta y señala que el dispositivo tiene una luz led que indica el inicio y final del procedimiento, que puede durar cerca de 30 minutos. Con un uso diario, busca reducir la hiperhidrosis de un 60 a 70%.

Tony comenta que las máquinas de iontoforesis usadas para el tratamiento de hiperhidrosis son poco prácticas y voluminosas. “Es muy tedioso tenerlas en tu casa y te hacen perder mucho tiempo”, explica. Por su parte, Drop busca ser más dinámico y amigable. “Ahora estamos en la etapa del prototipo físico para hacer las pruebas porque necesitamos la autorización médica para su uso antes de comercializar el producto”, comenta. Por lo pronto, el campamento de entrenamiento es una oportunidad perfecta para mejorar el dispositivo, especialmente porque estaré rodeado de importantes profesionales del mundo emprendedor.

Para Tony, lo importante es identificar el problema, buscar una solución y hacerla negocio. “Es posible tener una empresa a partir de lo que se puede considerar un problema, en mi caso la hiperhidrosis. En general, busco mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad, que sepan que pueden tener una vida normal”, comenta. Además, señala que Drop también puede ser utilizado por cualquier persona que le moleste la sudoración, así no tengan hiperhidrosis. En ese contexto, el mercado para el negocio es mucho más amplio.

“Uno no necesariamente nace como emprendedor, también se puede aprender. Si tienes una idea, la puedes desarrollar y mejorar. Por ejemplo, yo soy distinto a cuando empecé el proyecto y ese crecimiento me ha permitido ganar una plaza en el campamento de la Massachusetts Institute of Technology”, cuenta. Para Tony, fue esencial que a su idea le haya dado un giro hacia una visión de negocio. Sabe que los cinco días que tendrá en el campamento serán claves para su futuro como emprendedor. “Quiero ganar experiencia, mejorar el sistema emprendedor en el país para beneficiar a otras personas. Quiero que más emprendedores tengan la oportunidad que estoy teniendo ahora”, finaliza. Los desafíos, reconoce, cada vez serán mayores.

Calificar (3 votes, average: 4,67 out of 5)
SUCEDE EN:
Facultad de Ciencias e Ingeniería

DEJA UN COMENTARIO