24 de abril del 2014

Egresado de Ingeniería Industrial participó en iniciativa medioambiental en la Antártida

José Feliciano Nishikawa, egresado de la Sección de Ingeniería Industrial de la PUCP, cumplió un sueño largamente anhelado: durante dos semanas, recorrió el territorio antártico como parte del Programa AYAP, que busca sensibilizar a líderes jóvenes comprometidos con la defensa y la sostenibilidad del Continente Blanco.

La última vez que hablamos con José Feliciano, a mediados del año pasado, se encontraba de paso en nuestro país. Radicado en China desde hace cinco años, había sido recientemente seleccionado por la Organización 2041 para formar parte del Programa de Jóvenes Embajadores de la Antártida (AYAP, por sus siglas en inglés).

Gracias al apoyo de la PUCP, en particular de la Red de Emprendedores E-quipu, de diversas empresas chinas y peruanas, y de amigos personales, José pudo conseguir su objetivo y participar del programa.

El punto de partida

Pero antes de iniciar esta travesía, José tenía que prepararse tanto física como mentalmente: Desde el mes anterior, salía a correr entre 4 y 8 km diarios, cuidaba su alimentación y aprendía todo lo que podía sobre su destino. “La Antártida es el continente más frío y solitario.  En invierno, el clima puede variar bruscamente con una tormenta de nieve, mientras que en verano y primavera oscila entre los -10 y -20 °C”, precisa.

Tras postular a un MBA en China, José retornó a nuestro país por tres días para luego enrumbar a Buenos Aires, donde tomó el avión que lo dejó en Ushuaia, capital de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (Argentina), considerada como la ciudad más austral del mundo.

En Ushuaia se encontró con el resto de los 80 tripulantes, entre ellos 30 jóvenes líderes como él, científicos, profesores y empresarios de 28 nacionalidades distintas, en su mayoría procedentes de EE.UU. y la India. “Yo era el único peruano y sudamericano. De la región, había un compañero mexicano, la única persona con la que podía hablar en español”.

Durante los tres primeros días, los participantes permanecieron en Ushuaia para aclimatarse, conocerse y entrenar. Como parte de su preparación física escalaron el glacial Martial y siguieron programas sobre el empleo seguro de las sogas y el trabajo en equipo, dos elementos vitales para caminar en la nieve.

Una experiencia inolvidable

Al cuarto día partieron a bordo del Sea Spirit, embarcación especialmente preparada para surcar aguas polares. El trayecto requería atravesar el Pasaje de Drake, límite natural donde se juntan los óceanos Pácífico y Atlántico y considerado como el cruce más corto entre la Antártida y cualquier otro continente. “El pasaje es conocido como el espacio marítimo más hostil del mundo. Fueron 50 horas de mucho movimiento, con olas de 4 o 5 metros, de mareos, fue bastante retador”.

Las mañanas eran empleadas para realizar actividades al aire libre (como desembarques en zodiac a sitios específicos del continente o la península antártica, observar el desprendimiento de glaciares o visitar alguna base científica aledaña) mientras que en las tardes recibía charlas de expertos en cambio climático, bonos de carbono y huella ecológica.

Relacionarse con la fauna local causó una gran impresión en José: “En la Antártida, los animales no están acostumbrados a interactuar con seres humanos. Por eso se sorprenden con nuestra visita, muestran curiosidad y no huyen. Observar las focas leopardo, las orcas, los pingüinos y las ballenas jorobadas de cerca ha marcado totalmente mi vida”.

Preservación del ecosistema antártico

En 1991 se firmó el Protocolo Medioambiental del Tratado Antártico, acuerdo internacional que prohíbe cualquier trabajo de perforación o explotación minera en la zona. En el 2041 habrá una revisión del protocolo y se espera que todos los países se unan para renovar este acuerdo por muchos años más. El programa AYAP busca cultivar generaciones de líderes jóvenes que, como José, se comprometan con la defensa y la sostenibilidad de este continente.

“El cambio climático ya es una realidad y no podemos ser ajenos al tema. Cualquier alteración de la temperatura o del ecosistema de la Antártida va a influir directamente en nuestra biodiversidad marina. Mi rol será poner en agenda este tema en el país, contactarme con el Ministerio de Relaciones Exteriores, saber cuál es su perspectiva y asegurar que el Perú protegerá a la Antártida”.

José conoció a Robert Swan, la primera persona que caminó en los polos Norte y Sur, líder ambientalista y fundador de la Organización 2041. “Robert es un tipo inspirador que transmite mucho. Ha estado en 150 países pero nunca ha venido al Perú, que este año será sede de la COP 20 (conferencia sobre cambio climático). Hay que aprovechar el momentum”. Entre otros proyectos que desea concretar este año, José piensa organizar una muestra fotográfica que concentre el material registrado por los expedicionarios y que pueda exhibirse en simultáneo en diversos lugares del mundo; charlas y talleres en colegios de Perú y China; y una plataforma on line que reúna la información recopilada en la Antártida.

Calificar (2 votes, average: 4,50 out of 5)
SUCEDE EN:
Ingeniería Industrial

DEJA UN COMENTARIO