Psicología y educación
Entrevista

“Uno de los grandes retos de la educación consiste en la prevención de la violencia”

Conversamos con el Dr. Bisquerra, quien visitó la PUCP gracias al Editorial Salesiana, en coordinación con la Facultad de Educación. En esta entrevista nos explica sobre la importancia de la educación emocional para la formación de la sociedad.

Autor: Akira Maeshiro|Fotos: Tatiana Gamarra
Rafael Bisquerra

Rafael Bisquerra

Director del posgrado en Educación Emocional y Bienestar de la Universidad de Barcelona

¿Qué entendemos como educación emocional?

Es un proceso educativo que tiene como finalidad el desarrollo de competencias emocionales. Debe iniciarse en la familia y debería estar presente en la educación inicial, primaria, secundaria y a lo largo de toda la vida. Se desarrolla a través de actividades y ejercicios con el objetivo de tomar conciencia de las propias emociones para poderlas regular de forma apropiada desde una perspectiva de autonomía emocional y poder mantener buenas relaciones con otras personas.

¿En qué coyuntura surge este modelo de educación?

La educación en el siglo veinte se centró en la transmisión de conocimientos. Pero en 1999 se produce la Declaración de Bolonia, que origina un cambio de paradigma en los estudios universitarios en la Unión Europea. Uno de los aspectos de este cambio es proceder de una educación centrada en la transmisión de conocimientos a una educación orientada al desarrollo de competencias. Hay competencias específicas, propias de cada titulación, pero hay unas competencias genéricas como el dominio de idiomas, dominio de informática, pero también las sociales y emocionales, que incluyen la gestión emocional.

¿Cómo es que este modelo de educación se integra a los modelos tradicionales?

La forma de conseguirlo es, en primer lugar, a través de la sensibilización del profesorado. Estas competencias son importantes, tanto o más que los conocimientos en las áreas académicas ordinarias. La mayoría de estudiantes, en sus vidas, no van a tener grandes problemas por confundir, por ejemplo, un coleóptero con un lepidóptero. En cambio, muchos estudiantes tendrán problemas de convivencia por no regular las emociones en un momento crítico, por decir o actuar por impulsividad y que después se pueden arrepentir o crear conflictos de muy difícil solución. Una vez que el profesorado está sensibilizado, el paso siguiente es la formación del profesorado para que puedan proceder a una puesta en práctica eficiente.

¿Cómo incentivar el gusto por la lectura a través de la educación emocional?

A lo largo de la escolarización se va procediendo, progresivamente, del aprendizaje de la lectura a la lectura para el aprendizaje. Sin embargo, observamos que muchos adolescentes cuando llegan a los doce o catorce años, asocian la lectura con aburrimiento y rechazo. Cuando un sistema educativo invierte millones de soles al año y los resultados son esos, hay que replantearse porque esto es tirar dinero por la ventana. Hay que prevenir con la lectura emocional que consiste en leer a partir de los intereses del estudiante, generar emociones que motiven a continuar leyendo. Por lo general, la gente que le gusta leer no tiene dificultades académicas. La lectura emocional aprovecha la lectura para formarse, para disfrutar y para el propio desarrollo integral como persona. Esto es un gran factor de prevención de comportamientos de riesgo.

¿Cómo se pueden solucionar las diferencias que siempre aparecen entre la familia y los docentes?

Es muy importante una colaboración entre la familia y el profesorado.  Muchas veces se generan conflictos y esto hay que evitarlo a toda costa. Una forma es escucharse mutuamente, pero quien tiene que dar el paso es el profesorado quien a veces está preparado para explicar pero no tanto para escuchar las necesidades y limitaciones. De allí se procede a la formación de las familias para que puedan ejercer una labor educativa de calidad en el hogar. Para tener hijos no se exigen ningún título o acreditación cuando es uno de los retos y compromisos más importantes que una persona puede llevar en su vida.

¿En la actualidad cuáles son los desafíos de la educación emocional?

Uno de los grandes retos de la educación consiste en la prevención de la violencia, una de las grandes lacras de la humanidad. Hay violencia de género, familiar y ciudadana. En los centros educativos preocupa el acoso escolar. Una parte muy importante de esta violencia es consecuencia de la impulsividad. Hay que desarrollar la competencia de regulación de la ira para la prevención. Necesitamos una sensibilización del profesorado, las familias, la sociedad y la administración pública.