13 de mayo del 2016

“Podemos usar la tecnología para los mejores y más grandes cambios en la salud humana”

Pratik Shah

Investigador científico y docente del Massachusetts Institute of Technology

El Dr. Pratik Shah es uno de los investigadores que ha logrado integrar la nanotecnología, la biología y los conocimientos científicos al servicio de la salud. Shah destaca la importancia de desarrollar tecnologías de bajo costo para mejorar los servicios de salud y salubridad en los países en desarrollo. El investigador vino para el Workshop “Solutions for cardio patients” organizado por el Grupo de Innovación Tecnológica de la PUCP y la Camera Culture Group del MIT Media Lab y el financiamiento de CONCYTEC.

¿Cuáles son los retos para la tecnología de imágenes médicas?

Podemos usar la tecnología para los mejores y más grandes cambios en la salud humana. Gracias al trabajo conjunto con médicos, desarrollamos dispositivos de bajo costo para capturar imágenes del cuerpo humano y estamos abiertos a nuevas formas de visualización.

Particularmente, estoy trabajando en bioingeniería para medicina clínica y estoy enfocado en las imágenes de la zona bucal para detectar enfermedades. Esta permite medir la dimensión de un cáncer bucal o enfermedades dentales, para así hacer un impacto inmediato en el paciente.

¿Cuál es el aporte de la nanotecnología?

Considero que los proyectos visuales más orientados a la detección y al monitoreo. Hay aplicaciones en nanotecnología como las de microflourex y las de concentración de biomarcadores en pacientes que ayudan a visualizar los diagnósticos y detectar rápidamente los problemas. Sin duda, la nanotecnología puede resolver muchos problemas pero no es la única solución. Muchas enfermedades pueden ser atendidas con otras propuestas tecnológicas, incluso con ninguna.

¿Qué dificultades enfrentan en el campo de la medicina?

Las investigaciones científicas son muy importantes pero si no dominamos las bases de la medicina, especialmente sobre las enfermedades o las molestias, no podemos diseñar un tratamiento efectivo o desarrollar un dispositivo a favor de la salud. Por ejemplo, no se puede tratar a una persona si no se sabe si su enfermedad es viral o bacteriana. Desafortunadamente, muchos no tienen experiencia o conocimiento sobre eso.

Por otro lado, hay una gran brecha entre la gente que cuenta con la tecnología y quienes la necesitan. La tecnología es muy costosa y no es accesible por no estar disponible en muchos países, especialmente en los que están en vías de desarrollo. Hay tecnología de bajo costo pero que no es tan eficiente y esa tampoco es la idea.

Pensemos en los grandes retos como oportunidades. Hay millones de personas en todo el mundo necesitan acceso a las soluciones tecnológicas más grandes. Entonces, sino reducimos los costos de las pruebas medicinales no podremos impactar a más personas.

¿Qué esfuerzos se hace MIT por descentralizar la tecnología de la salud?

Como científico de la MIT puedo decir que nuestra misión no es investigar solo en nuestros laboratorios. Otros lugares en el mundo tienen problemas muy importantes que el MIT debería resolver y estoy muy entusiasmado por colaborar. Parte del interés del MIT por la descentralización de las tecnologías, tenemos tres centros de innovación en diferentes partes de India, cada uno enfocado a diferentes áreas de la salud. Un centro de diagnóstico de ojos, otro de diagnóstico de salud de cuerpo completo y el Centro de Innovación.

¿Qué esfuerzos se han realizado para hacer las tecnologías más económicas?

Uno de los trabajos más satisfactorios en los que he participado es Aqua-Bridge, un proyecto sin fines de lucro y de bajo costo. Esta es una combinación de microbiología básica y las tecnologías de comunicación e información. Desarrollamos un líquido para testear la calidad de agua que consume la gente en África.

Esta sustancia se vierte en una botella y se agita. Si el agua se torna amarilla significa que está contaminada; si se torna verde es saludable. Inmediatamente se registra esta información mediante un teléfono, lo que permite realizar un mapeo de toda el área, ya sea una playa, zona acuífera o ciudad contaminada, para saber dónde hacer tratamientos de limpieza.

¿Qué rol cumple MISTI en esta situación?

Esa es una de las razones por las que estoy aquí. Vengo como parte del MIT International Science and Technology Initiative (MISTI), un programa que apoya a duplas de investigadores que provienen de diferentes países. Normalmente, uno de ellos es del MIT y el otro puede ser de cualquier parte del mundo.

Ese es el caso de Alicia Chong y Mónica Abarca, quienes tienen una startup llamada Bloomer Tech. Alicia fue mi alumna en el curso de ingeniería de la salud en el MIT y en el workshop explicó que hay cinco grupos de enfermedades cardiovasculares, por los que estamos abiertos a nuevas ideas para desarrollar tecnologías para combatirlas. Por su parte, Alicia está muy interesada en el desarrollo de prendas femeninas, específicamente brasieres que permitan realizar electrocardiogramas y monitorear enfermedades cardiovasculares, visualizadas mediante una aplicación.

Calificar (2 votes, average: 5,00 out of 5)
SUCEDE EN:
Departamento de Ingeniería
CETAM

DEJA UN COMENTARIO