03 de septiembre del 2013

“En el Perú el terreno es muy rico y hay muchos descubrimientos por hacer”

Cynthia Ebinger

Profesora de la Universidad de Rochester (Estados Unidos)

La doctora Cynthia Ebinger, especialista en Geofisica, visitó el Perú para trabajar con un grupo de ingenieros civiles, electrónicos y arqueólogos de la PUCP. Ella se encuentra estudiando las aplicaciones de la geofísica en la arqueología en un proyecto que analiza las estructuras de la Huaca de la Luna y en la Huaca del Sol. Estuvo doce días trabajando en el norte de nuestro país y nos comenta en qué consiste su participación en este proyecto.

En geofísica, ¿cuáles son los métodos que se aplican mejor para apoyar la arqueología?

En esta ocasión lo que traje son magnetos para medir propiedades físicas del campo magnético y sus variaciones, también se utilizan herramientas sísmicas donde enviamos ondas de sonido y tratamos de determinar el relieve subterráneo, otro método es el empleo de radares como los que utiliza la Policía. Hay muchas herramientas, usualmente se usan dos porque cada método tiene algo invisible, con el método sísmico, el agua subterránea es invisible; con el radar, si el suelo está muy mojado, no se ve nada; con los magnetos, dependerá si hay material magnético o no. Cada herramienta esconde algo.

En la Huaca de la Luna, ¿qué trabajos ha realizado?

Los métodos que uso no son intrusivos así que observo la respuesta del subsuelo como el campo magnético natural de la tierra. Debemos imaginarnos por ejemplo, cualquier objeto que tiene un el metal tendrá un pequeño magnetismo, pero la madera, como una mesa, no responderá por que no tiene magnetismo, entonces lo que detecto son las diferencias en la tierra. Como todo está enterrado en la arena, no veo la mesa, así que busco cambios y propiedades físicas de un lugar a otro. Se inspecciona y mapea el subsuelo para encontrar diferentes materiales. En el caso de la Huaca, encontramos un área que daba una lectura alta, esto quiere decir que hay metal, lo que se encontraría típicamente en una tumba, por ejemplo.

¿Por qué realizar un estudio que implique la ingeniería y la geofísica donde se cree es un lugar para arqueólogos?

Para preservar las estructuras de la Huaca de la Luna y del Sol, tenemos que entender cómo funcionaban mecánicamente, cómo responderán al siguiente El Niño o cuando suceda un grande terremoto. Por eso debemos tener un mejor entendimiento de estas grandes estructuras de tierra, una comprensión ingenieril, ya que las técnicas que se conocen actualmente han sido diseñadas para estructuras más modernas pero no como tan antiguas como el de las huacas. Queremos entender su relieve, cómo se da el contacto con las bases de la Huaca, entre otros, así podemos desarrollar nuevos modelos de preservación de estas estructuras para la posterioridad. Lo que hacemos es guiar a los arqueólogos para que sepan donde excavar, damos lugares con una mayor predicción que otras y también empezamos a ver que los Moche trataron de construir estructuras que se mezclaban con el ambiente o lo representaban.

Mediante su estudio, ¿es posible “predecir” el comportamiento de la Huaca ante un sismo o inundación?

Todavía no. Es una parte de los estudios que requiere más pruebas de las muestras y un mapeo mejor hecho de los relieves y de lo que está debajo de la superficie, que tiene muchas capas de arena y de roca dura. Por ejemplo, ahora sabemos que las capas de roca dura, que son las más resistentes a los terremotos, son en este caso bien irregulares. Por eso necesitamos realizar un mejor mapeo en 3D para cubrir un área mayor, es una superficie muy complicada.

¿Qué esperan conseguir con este estudio, cuál es su objetivo?

Una de las cosas más interesantes que esperamos obtener es un registro de los grandes terremotos que esta área ha experimentado en el pasado, tenemos muy pocos archivos históricos de estos lo cual significa que es muy difícil desarrollar una herramienta que pueda predecir. Esto se logrará si es que logramos dibujar o determinar estructuras en el área, como sistemas de irrigación, y verlos como un bosquejo horizontal para saber si fueron interrumpidos por terremotos o entender procesos fundamentales de la tierra. Al entender eso podemos tratar de entender cómo la gente respondió a su ambiente natural, si realmente construyeron paredes interrumpidas en secciones para protegerlos del daño de los terremotos y si estaban conscientes de esto.

¿Qué le llamó la atención de estudiar una estructura Moche?

La Huaca de la Luna es especialmente importante por ser una construcción masiva en tierra, hay muchas huacas pero no de la calidad de esta y su estructura está en riesgo porque ha sido huaqueada desde tiempos coloniales y por eventos naturales como El Niño o los sismos. He trabajado también con estructuras arqueológicas en Italia pero en el Perú el terreno es mucho más rico y hay muchos descubrimientos por hacer.

¿Cuál es el siguiente paso en la investigación?

Seguiré trabajando con los estudiantes y compartiendo los descubrimientos. Hay mucho análisis por hacer y tenemos que poner los resultados en modelos ingenieriles, los arqueólogos van a hacer miles de preguntas y lo más emocionante es que van a excavar donde, según mis análisis, he predicho que hay una tumba y ya luego me dirán si estoy en lo correcto o si me he equivocado. Es fascinante.

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)
SUCEDE EN:
Facultad de Ciencias e Ingeniería

DEJA UN COMENTARIO