Ciencias sociales y comunicaciones, Publicaciones
Entrevista

“Mantener un equilibrio en la relación con las fuentes es uno de los retos más grandes del periodista”

Desde el año 2012, y como tema de tesis de licenciatura, nuestra egresada Luisa García Téllez  comenzó a investigar la compleja relación de los reporteros de investigación con sus fuentes.  En su primer libro, Háblame de tus fuentes,  la periodista entrevistó a 20 reconocidos reporteros y editores iberoamericanos, quienes comparten sus aprendizajes y experiencias profesionales para esta reciente publicación del Departamento Académico de Comunicaciones de la PUCP.  

Autor: Fiorella Palmieri| Fotos: Alex Fernandez
Luisa García Tellez

Luisa García Tellez

Licenciada en Periodismo por la PUCP. Predocente en el Departamento Académico de Comunicaciones.

¿Cómo nace tu interés por la relación entre el reportero de investigación con sus fuentes?

A fines de febrero del 2012 empecé a practicar en IDL Reporteros. En uno de mis primeros días ahí, un semanario (Hildebrandt en sus Trece) publicó una carta de Jesús Sosa Saavedra, alias “Kerosene”, quien le reclama al periodista Ricardo Uceda por haberlo abandonado en la cárcel tras la publicación de su libro Muerte en el Pentagonito. Sosa decía que Uceda lo protegió como fuente durante el proceso de escritura del libro. Más allá de la veracidad, o no, de esta acusación, la carta plantea lo complejo que puede ser para un periodista relacionarse con sus fuentes, ya que establece vínculos que pueden ser de meses o años.

¿Cuáles son los aspectos más difíciles de manejar en la relación con las fuentes?

Me he dado cuenta de que siento un gran agradecimiento hacia las personas que acceden a darme una mano en una investigación. Sin embargo, el desafío es mantener una relación netamente periodística con un fin específico: una persona acepta colaborar contigo para responder a una pregunta que permita llegar a la verdad de lo que estás investigando. Mantener un equilibrio en la relación con las fuentes es uno de los retos más grandes del periodista.

¿Cómo seleccionaste a los periodistas que dieron sus testimonios para el libro?

Entrevisté periodistas que tuvieran credibilidad, una trayectoria sólida y disposición para compartir sus aprendizajes. Trataba de entender cómo ellos habían aprendido a vincularse con sus fuentes, al generar lazos de confianza y gratitud. La mayoría de las entrevistas fueron a través de cámara web, pero tuve algunas presenciales con Daniel Santoro, en Buenos Aires, y con Alejandra Xanic, en Ciudad de México. En el Perú, entrevisté a Gustavo Gorriti, Edmundo Cruz y Milagros Salazar. Mi última entrevista fue con Javier Darío Restrepo, cuando vino a Lima para dar una conferencia en agosto del 2017. Lo que hice fue plantearle las conclusiones a las que había llegado con este libro, y obtener sus comentarios y consejos.

¿Y cuáles fueron tus conclusiones? ¿Qué te sorprendió de las respuestas de Restrepo?

Concluí que las investigaciones que me parecían “redondas” mantuvieron el trato justo con las fuentes como condición para ser así. Él me dijo: “Sí, pero la pregunta es ¿por qué esa es la gran garantía para (las investigaciones redondas)?”. Estuvimos de acuerdo en que, en esos casos, se respetó la dignidad de las personas y esa es la gran garantía para la calidad de las investigaciones.

Dedicas un capítulo a profundizar en la relación entre el reportero y el editor en una investigación. ¿Por qué es importante para los jóvenes periodistas tomar conciencia de la importancia de escoger con qué editores trabajar?

Es una relación clave. No solemos detenernos a pensar cuáles son los métodos de trabajo de un editor, o cómo va a ser la relación que vamos a tener con esa persona, y es muy importante hacerlo. No solo aceptar un trabajo por el prestigio del medio, sino por la calidad de sus editores. Para el libro, busqué editores con alma de profesores. Encontré a Jorge Cardona, editor general de El Espectador (Colombia), con cerca de 30 años de experiencia como docente en colegios y universidades. Cuando le pregunté cómo hacía para forjar una relación entre editor y reportero, me contestó: “Te lo describo con un solo dato: casi todos mis editores de sección han comenzado como practicantes y han sido mis alumnos”. Como proyecto, me interesaría abordar la relación editor-reportero en un próximo libro, ya que es un tema del cual no se ha escrito mucho en Latinoamérica.

Tienes un gran interés en incentivar el periodismo universitario, e incluso trabajas un proyecto con estudiantes de Periodismo de la PUCP y de la Pontificia Universidad Católica de Chile. ¿Cómo contribuye esta publicación a la formación de los periodistas que recién empiezan?

Por los aprendizajes y testimonios expuestos por los entrevistados, este libro podría ser más útil para los periodistas en sus primeros años de carrera, pues apunta a las dudas que suelen surgirnos en esta etapa. Por ello, quisiera que se distribuya en las universidades donde se dicta la carrera de periodismo. También es un elemento de base para fomentar el periodismo universitario

 

Puedes adquirir la edición impresa en la Librería PUCP o descargarlo gratuitamente