Derecho
Entrevista

“Los parlamentarios andinos deben fortalecer su relación con la ciudadanía”

En las Elecciones Generales 2011 elegimos a los cinco representantes al Parlamento Andino, un ejercicio pleno de nuestros derechos de representación parlamentaria y participación ciudadana en el proceso andino de integración. Sin embargo, se desconoce mucho sobre el origen y funciones de este órgano.

Jimena Solar

Jimena Solar

Egresada de la Facultad de Derecho y especialista en integración regional

El Parlamento Andino es la única instancia de la Comunidad Andina elegida por sufragio universal y directo. Nos permite reflejar la diversidad de nuestros pueblos e incidir en la construcción de mecanismos democráticos y de legitimación social. Este sistema de integración busca el desarrollo equilibrado y armónico de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú en condiciones de equidad mediante la integración y cooperación económica y social, cuyo ordenamiento jurídico tiene efectos directos e inmediatos en nuestras vidas cotidianas así tenemos el derecho de ingresar a los otros países andinos sin necesidad de portar visa o pasaporte y el deber de aplicar el régimen común de propiedad intelectual para registrar y proteger las marcas de productos y servicios.

 

El 25 de octubre de 1979; Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela firmaron el Tratado Constitutivo del Parlamento Andino. Uno de sus propósitos fue coadyuvar a la promoción y orientación del proceso de integración subregional, así como promover la participación de nuestros pueblos en temas de interés común. Se conformó con representantes elegidos por los órganos legislativos de cada país con el encargo de establecer relaciones de cooperación con entre los parlamentos nacionales u órganos legislativos de cada país y de proponer medidas y sugerencias que tiendan a la aproximación de sus legislaciones. Este elemental rol se fortaleció mediante el Protocolo Modificatorio del Acuerdo de Cartagena del 10 de marzo de 1996, que instauró la sede permanente de su Secretaría General en Bogotá, Colombia. El Parlamento Andino, de igual forma, fue habilitado para presentar proyectos normativos a los demás órganos e instituciones del Sistema Andino de Integración (SAI), examinar la marcha del proceso de integración subregional andino e impulsar las relaciones de cooperación institucional con los demás órganos e instituciones del SAI, parlamentos y organizaciones internacionales.

 

Posteriormente, con la aprobación del Protocolo Adicional al Tratado Constitutivo del Parlamento Andino sobre Elecciones Directas y Universales de sus Representantes y del Protocolo Adicional sobre Elecciones Directas y Universales de sus Representantes (en 1997), se configuró el carácter no intergubernamental o comunitario de este órgano deliberativo. En esta fecha se estableció el sufragio universal, directo y secreto para la elección de los parlamentarios andinos, que actúan con independencia en diversos asuntos económicos, políticos, culturales y sociales. Ellos están dotados de privilegios e inmunidades, asignaciones económicas y beneficios semejantes a los de los parlamentarios nacionales.

 

En definitiva, el Parlamento Andino ejerce funciones y emite declaraciones que no inciden considerablemente en la conducción del proceso andino de integración. Sin embargo, su diseño (que aún se encuentra en construcción) permite reconocer la relevancia de la participación de sus ciudadanos como base para una integración participativa en la subregión.

 

Pese a la importancia del órgano, los resultados obtenidos en las recientes Elecciones Generales 2011 para elegir a nuestros representantes preocupan por el marcado déficit de información entre el electorado respecto al Parlamento Andino, sus propósitos, funciones y pronunciamientos, así como de sus candidatos. Esto propició el incremento de votos blancos y nulos que alcanzaron 3,960,952 y 1,826,214, respectivamente; más del 38% de votos emitidos por nuestra población electoral. En este escenario, los Parlamentarios Andinos deben fortalecer su relación con la ciudadanía; por ejemplo, promoviendo la presentación de peticiones y quejas por parte de personas naturales y jurídicas así como la organización de foros de discusión en temas de interés común a efectos de incrementar su participación en la estructura institucional de este proceso andino de integración.