04 de mayo del 2010

“En lo más íntimo quizás todos somos extraterrestres”

Myriam Pajuelo

Magíster en Física Aplicada, docente del Departamento de Física y responsable del Grupo de Astronomía y Astrofísica de la PUCP

La versión online de la revista Nature publicó el pasado miércoles 28 de abril un artículo sobre el asteroide 24 Themis, que contendría agua en estado sólido y materia orgánica. Esta roca espacial, perteneciente al cinturón de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter, refuerza la teoría que la vida en la Tierra se originó gracias a dichos cuerpos celestes y cuestiona lo que se sabe del sistema solar.

La revista científica Nature publicó dos investigaciones que revelan evidencias de agua helada y materia orgánica, elementos fundamentales para la vida, en el asteroide 24 Themis. ¿Anteriormente hubo este tipo de indicios en otros asteroides o cuerpos celestes?

Se tenía evidencia que existen minerales hidratados, con moléculas de agua y que había aminoácidos en los meteoritos. En realidad hasta la piedra más seca de la Tierra tiene moléculas de agua.
Se sabe que cuando se formó el sistema solar había agua en diferentes zonas, determinadas por el sol y la frontera conocida como snow line, donde hay zonas con hielo. Además, algunos asteroides muestran una actividad cometaria, tienen una pequeña cola, y esto demuestra que contienen agua porque se produce un proceso de sublimación, es decir que el hielo se convierte en vapor.
Lo que ha sucedido con 24 Themis es que se han hecho estudios desde el observatorio de Mauna Kea en Hawai, de espectros infrarrojos de la luz del sol que se refleja en el asteroide, y se ha encontrado una línea que señala que hay agua. El otro grupo de investigadores aprovechó el periodo de rotación del asteroide para observarlo desde diferentes ángulos y también infiere que hay una capa delgada de hielo.

¿Por qué es tan importante este descubrimiento en 24 Themis?

Es que se ve hielo en una zona donde se pensaba que no debía haber, se supone que debió haberse sublimado hace tiempo. Se rectifica lo que se venía enseñando porque no se tenían estos cuerpos asteroidales con hielo. Con las sondas que se acercan y los telescopios que trabajan en infrarrojo y ultravioleta se obtiene mucha información, los conceptos están cambiando, uno nota que los cuerpos celestes son muy similares a la tierra.

¿Qué implicancias tendría este asteroide para nuestro sistema solar?

Una de las contribuciones de este hallazgo es que empiezan a borrarse las fronteras, como entre un cometa y un asteroide, un satélite y un planeta, vemos variedades que cuestionan las teorías y las clasificaciones. Se empieza a ver que todo se replica a diferentes escalas, se encuentran analogías.
24 Themis es el único cuerpo en el que se ha encontrado hielo en toda su superficie.

¿Cómo puede seguir habiendo hielo si el asteroide no está tan lejos del sol?

Justamente es por eso que hay que cambiar las teorías. Se tenía esa idea de las diferentes zonas donde puede existir hielo, esto lleva a modificar las ideas que se tienen sobre el sistema solar, así como cuáles fueron las fuentes de agua de la Tierra. Siempre se ha pensado que el agua de los océanos proviene de los asteroides y los cometas, pero no algo tan cercano, se pensaba quizás en otras épocas.
Los isótopos, variedades de átomos, del agua en estos cuerpos más o menos coinciden con los del océano.

Según el programa El universo de Stephen Hawking de Discovery Channel, Europa, una de las lunas de Júpiter tiene hielo. ¿Qué podría revelarnos este descubrimiento?

De hecho nuestra luna tiene agua. El año pasado una misión disparó un proyectil sobre la luna y se descubrió agua. Es importante ver de dónde podemos sacar agua para las misiones espaciales, cargarla pesa mucho y resultaría muy caro.
La Tierra es especial porque hasta donde se sabe es el único lugar donde existe vida como la conocemos. Según Hawking debe haber vida fuera de la Tierra, pero aparentemente a un nivel más elemental, porque para que se desarrolle vida como la conocemos se necesitan condiciones muy especiales. Hay que tener la mente abierta a todas estas posibilidades. La gente se preocupa mucho por los extraterrestres, pero es probable que en el origen de la vida en la Tierra se haya necesitado de aminoácidos extraterrestres, así que en lo más íntimo quizás todos somos extraterrestres.

Nota: el próximo sábado 22 de mayo los alumnos del curso de Cosmología de EEGGLL, a cargo de la profesora Myriam Pajuelo, viajarán a Canta para observar el sistema solar a través de telescopios.

Conoce el Grupo de Astronomía y Astrofísica de la PUCP aquí.

Entrevista: Florence Couillaud
Foto: Yanina Patricio

Calificar (2 votes, average: 5,00 out of 5)

DEJA UN COMENTARIO