10 de febrero del 2009

El software es el medio de comunicación entre el diseñador y el usuario

Cristian Rusu

Director del Proyecto de Doctorado en Ingeniería Informática de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso de Chile.

Contar con softwares útiles y comunicables es cada vez más importante en un mundo que se informatiza aceleradamente. Cristian Rusu, nos explica por qué y cómo es que para hacer mejores softwares se debe comprender mejor la relación entre los seres humanos y los sistemas informáticos.

¿Qué es la usabilidad?

Explicar las cosas a través de metáforas resulta muy útil. Como yo soy de Transilvania, Rumania, usaré a Drácula. ¿Por qué es tan exitoso este personaje? Porque es un producto usable. Es decir, es usable para ciertos usuarios a los que les gusta la leyenda de Drácula, en la medida en que pueden conseguir objetivos específicos (diversión efectiva, eficiente, satisfactoria) en un contexto de uso especificado. Esto último es muy importante porque, por ejemplo, no es lo mismo ver una película de Drácula en el cine que en la notebook.

Entonces, la usabilidad depende de estas condiciones. No se puede hablar de “fácil de usar”; hay que particularizar y analizar de manera científica todas estas variables.

¿Es común cruzarnos con productos con poco grado de usabilidad?

¡Claro! ¿Qué pasa cuando alguien quiere utilizar el celular del otro? No puede hacer nada. Sabe muy bien cómo utilizar el suyo, pero no es capaz de enviar un mensaje de texto con otro móvil. Lo mismo ocurre con los controles remotos: uno está muy bien en casa, pero cuando va a un hotel… Y también pasa con los sistemas software, ¿cuántas veces tenemos malos pensamientos hacia los desarrolladores dado que no tenemos la menor idea de cómo usarlos?

Y los desarrolladores pensarán que los usuarios no somos muy hábiles que digamos…

Se puede culpar a los sistemas y también a los usuarios. Sin embargo, nunca el error es del usuario. Todos somos inexpertos en ciertas situaciones, por lo que en este campo los errores son siempre de diseño.

La etapa de diseño exige, entonces, un agudo trabajo de campo…

Por supuesto. En un laboratorio de usabilidad las cosas se deben hacer de manera profesional: debe haber un espacio de trabajo y uno de observación. Este espacio de observación debe tener una ventana unidireccional (el observador ve al usuario pero no al revés) y la sesión de interacción del usuario con el sistema debe ser grabada para luego ser analizada. Además, se deben hacer entrevistas a los usuarios, aplicar cuestionarios. Definitivamente, se trata de investigaciones cualitativas. La usabilidad es algo absolutamente científico, que se debe trabajar sistemáticamente, pero también constituye un campo interdisciplinario: tiene componentes de psicología, de sociología, de antropología, de diseño.

¿Y a qué alude la comunicabilidad?

En el sentido clásico, la usabilidad es parte de lo que se llama interacción persona-computador. Pero interacción persona-computador parece indicar que solo está uno mismo y el sistema. Ahora bien, la pregunta es: ¿Cuando estoy frente al computador, quién me habla? ¿Es el sistema tan inteligente como para que haya comunicación, una interacción, entre él y yo? Pues, no. Lo que hay es una comunicación entre el desarrollador del producto y el usuario; el sistema software es solo un mensajero. Esto es lo que estudia la comunicabilidad, es decir, constituye una mirada más amplia que contempla todo el proceso. La comunicabilidad permite acceder a qué piensan los diseñadores acerca del perfil del usuario y viceversa. De esta manera, el punto de partida para desarrollar un buen sistema está en las características y necesidades de quienes lo usarán.

Se trata de la humanización de un ambiente imaginado como extremadamente técnico…

Efectivamente. Ese es un error de la carrera: es muy técnica. Uno aprende a hacer el mejor sistema posible, pero descuida totalmente el lado humano del mismo. Los sistemas siempre son desarrollados para que los use alguien…

Profesor Rusu, ¿se ha paseado por la página web de la Universidad?

Sí, lo he hecho con los alumnos. Es mejor que otras páginas pero siempre hay cosas que se pueden mejorar. Hay que aclarar que en usabilidad no existen cosas perfectas ya que todo depende de la opinión subjetiva de los usuarios.


¿Y qué han opinado usted y los alumnos como usuarios de nuestra página?

Bueno, hemos encontrado algunas inconsistencias. Menús que confunden, ventanas emergentes que no permiten retroceder… Son cosas pequeñas que se pueden mejorar, pero, insisto, es mejor que muchas otras páginas de universidades. Hay que tener en cuenta que es bueno hacer cambios para mejorar, pero también hay que tener presente que los usuarios se acostumbran a lo que usan.

Entrevista: Pablo Torrejón
Foto: Guadalupe Pardo

Calificar (No Ratings Yet)

DEJA UN COMENTARIO