19 de octubre del 2017

“El papa quiere sufrir nuestros problemas y también ser parte de nuestra esperanza”

Mons. Pedro Barreto, S.J.

Arzobispo Metropolitano de Huancayo

Conversamos con el monseñor Pedro Barreto, miembro de la Asamblea Universitaria de nuestra Universidad, sobre la próxima visita del papa Francisco al Perú en enero del 2018.

¿Qué significa la llegada del papa al Perú?

Siempre la presencia del papa en un país tiene un doble significado. El primero es que el papa, vicario de Cristo en la Tierra, quiere conocer in situ la problemática fundamental de un país para iluminarla a la luz del Evangelio. Y un segundo aspecto más importante es la propia cultura del encuentro. Una cosa es verlo virtualmente y otra muy distinta verlo pasar y escucharlo directamente. Estos dos aspectos se van unir en algo que, desde la Pontificia Universidad Católica del Perú, se expresa perfectamente en su dimensión pontifica, en tanto que es puente entre ese Jesús histórico y este Jesús de la fe, que él representa.

¿La noticia de su llegada también los sorprendió a ustedes?

Nos sorprendió sobre todo porque, en mayo, todos los obispos del Perú habíamos estado con él en Roma y nos dijo expresamente: “Si les preguntan si el papa va a ir al Perú, respondan que es posible”. Y así nos hemos mantenido, pero, diez días después de la visita, recibimos una carta de la Nunciatura, en la que nos convocaban de urgencia porque el papa venía del 18 al 21 de enero. Nos llamó la atención la premura. Esto quiere decir que el papa quiere venir al Perú, estar con nosotros, sufrir los mismos problemas que tenemos y, al mismo tiempo, ser parte de nuestra esperanza. Por eso, el lema de su llegada es: “Unidos por la esperanza”.

Las ciudades que visitará el papa serán Lima, Trujillo y Puerto Maldonado. ¿Qué le sugiere la decisión?

La novedad de esta visita es que es muy corta, apenas son dos días y medio. Entonces tuvimos que proponer lugares diversos y representativos. Madre de Dios es una de las regiones amazónicas más afectadas por la minería ilegal y también por la trata de personas. En ese sentido, creemos que el papa quiere no solamente hablar, sino también tocar y palpar directamente nuestros problemas. Por otro lado, Lima es la capital, y es el centro, creo que esta oficialización del lugar en la base área de Las Palmas va a significar una presencia masiva de mucha gente que se reunirá con él. Y Trujillo, por el norte, [ha sido incluido] porque este año ha sufrido las consecuencias de los fenómenos climáticos.

¿Cuál cree que es la importancia de la visita del papa en relación con nuestra Universidad?

Yo soy miembro de la Comisión Episcopal para la Pontificia Universidad Católica del Perú. A mí me llena de mucha alegría saber que es el papa Francisco quien nos ha ayudado a limar asperezas y a tener un testimonio de una identidad católica en la Universidad. Católica no significa que no aceptemos otros credos, otras creencias, porque, en tanto universidad, la PUCP debe ser también expresión de la sociedad actual donde vivimos. Creo que la visita del papa nos ayudará a levantar la esperanza y a mantener firmes esos principios irrenunciables en defensa de la vida, la ética y la solidaridad.

¿Cómo animaría a la comunidad de la PUCP para ser parte de esta visita?

En primer lugar, hay que abrir puertas. Abrir puertas de la Universidad no solo al papa sino a cualquier otro. Especialmente, este año que celebramos los 100 años de la Universidad y los 75 como Pontificia. La PUCP tiene que ser la casa de todos, donde el papa se sienta a gusto, cómodo, con la diversidad cultural. Estoy seguro de que gran parte de su corazón, aparte de estar en el Perú, estará aquí en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Es su Universidad, no como propiedad privada, sino como propiedad de todos porque la Iglesia es para todos.

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)
SUCEDE EN:
CAPU

DEJA UN COMENTARIO