21 de mayo del 2014

“El Índice de Pobreza Multidimensional permite responder mejor ante las dificultades que enfrentan los pobres”

Sabina Alkire

Directora de Oxford Poverty & Human Development Initiative, de la Universidad de Oxford (EE.UU.)

La Dra. Sabina Alkire participó en la V Conferencia de la Alcadeca para compartir sus experiencias el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), metodología de medición planteada por ella y el investigador James Foster en el 2007. El IPM busca presentar las diversas carencias de la población menos favorecida al recoger la incidencia de estas limitaciones y la intensidad de las mismas.

¿Cuál es el enfoque de su trabajo?

El enfoque de mi trabajo, en este momento, es la medición de la pobreza multidimensional. Desde el principio, he entrado a este tema desde la perspectiva de las capacidades de la gente. Actualmente, hay países que no miden esas variables, pero, según nuestro enfoque, siempre hay que ver cómo se puede mejorar la calidad de vida, volverse dueños de su propio destino y desarrollarse como seres humanos. Eso hay que ponerlo en números y, en este sentido, el IPM permite responder mejor ante las diferentes dificultades que tienen que enfrentar los pobres.

¿Se puede poner en cifras las variables de la multidimensionalidad de la pobreza?

No totalmente. Esto es algo muy complejo, pero se intenta hacer. Es necesario hacer un perfil de la pobreza de cada persona. Por ejemplo, si hay un niño en casa que no asiste al colegio, existe una carencia educativa, que te brindará un indicador de educación. Además, tomamos en cuenta indicadores de salud, acceso a electricidad, agua potable, entre otros. A partir de allí, identificamos si hay una carencia para analizar la calidad de vida de la persona. No son lo mismo, por ejemplo, la educación y el dinero, por eso, necesitamos medirlos de forma separada.

¿El Índice de Pobreza Multidimensional discute con el Índice de Pobreza Monetaria?

Los dos son útiles. No estoy diciendo que no necesitamos medir el ingreso monetario, esto es necesario, por ejemplo, para tener bienes y te ofrece, además, la libertad de elegir.

¿Qué ejemplos tenemos de esfuerzos de disminución de la pobreza multidimensional?

En el 2009, México adoptó la multidimensionalidad de la pobreza. Allí solo hay una medición multidimensional de la pobreza, que incluye la pobreza monetaria pero también indicadores de alimentación, hacinamiento, estado educativo y otros derechos sociales. Por otro lado, en Colombia tienen dos mediciones oficiales de la pobreza: una monetaria y otra multidimensional. A nivel de gobierno, existe la voluntad política para lograr una reducción seria de la pobreza y lo han priorizado como parte de sus objetivos. Ahí están utilizando, oficialmente, las técnicas de medición de Índice de Pobreza Multidimensional, y se reúnen cada 3 meses para revisar los progresos y mostrar las políticas que han implementado en base a los estudios.

¿Qué programas se pueden desarrollar a partir de las mediciones de Índice de Pobreza Multidimensional?

Depende del contexto. En algunos casos, el Estado tiene una responsabilidad mayor para la dotación de recursos. En un estudio multidimensional puedes ver la composición de la pobreza en cualquier unidad que la encuesta representa. También pueden ser involucrados diferentes niveles de gobiernos regionales y locales, quienes brindarán un mejor apoyo para desarrollar los programas. En otros espacios, prevalecerá la labor de las ONG, de las propias comunidades, de los movimientos sociales o del sector privado. Para ellos debe de haber un buen y claro diagnóstico de la pobreza que les permita a todas las personas entender los resultados.

¿Es suficiente el crecimiento económico sostenido para vencer a la pobreza?

Lamentablemente, no. Por ejemplo, si comparamos el caso de la India, que empezó su crecimiento más fuerte en la década de los ochentas y que ha sido sostenido hasta ahora, con Bangladesh, nos daremos cuenta que este último tenía peores indicadores económicos y sociales. Sin embargo, actualmente, el crecimiento de la India sigue siendo mayor –duplica el ingreso per cápita de Bangladesh– pero las cifras sociales de este último son mejores. El libro Una gloria incierta: India y sus contradicciones, de Amartya Sen, documenta esta realidad. Esto nos permite pensar que necesitamos algo más que el crecimiento económico para vencer la pobreza.

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)

DEJA UN COMENTARIO