13 de noviembre del 2017

“El hombre siempre ha sentido curiosidad por el espacio desde tiempos remotos”

Robert H. Bishop

Decano de la Facultad de Ingeniería en University of South Florida, EE.UU.

Desde pequeño, Robert Bishop soñaba con los viajes espaciales y la posibilidad de conocer más sobre ellos. Actualmente, a la par de su trabajo como decano en la Universidad de South Florida, dedica su tiempo a aquello que lo apasiona, así colabora con la NASA creando mejoras para el desarrollo óptimo de las misiones espaciales.

¿Cómo nació su interés por trabajar en proyectos relacionados con el espacio aplicando sus conocimientos en mecatrónica?

Desde que yo era pequeño, siempre soñaba con ser un astronauta. Me gustaba mucho leer y conocer sobre temas relacionados con los viajes espaciales, aviones, los planetas y las naves, etc. En ese aspecto, ya mayor, la ingeniería mecatrónica me ha dado una gran oportunidad para poder dedicarme, en gran parte, a incursionar con mi labor en este rubro de las ciencias del espacio. La mecatrónica como disciplina te brinda un interesante modo de ver las cosas y de plantear soluciones a problemas en diversas áreas, desde ingeniería aeroespacial hasta situaciones que ocurren en la vida cotidiana. Cualquier problema puede encontrar su solución basándose en el modelo que propone esta especialidad.

Usted es considerado uno de los expertos, a nivel mundial, en la teoría del control. ¿De qué se trata?

Es una forma de efectuar la medición de ciertos elementos y luego operar en torno a los resultados. Por ejemplo, ajustar la temperatura de un salón. Primero, estableces la temperatura que deseas en el termostato. En ese dispositivo, existe un mecanismo que se encarga de medir la temperatura del ambiente y adaptarla al valor que has introducido. Si es que la temperatura del ambiente no es la adecuada, este termostato automáticamente se encarga de acomodarla aumentando el frío o el calor del sistema de refrigeración, este proceso lo realiza midiendo constantemente cómo se encuentra el ambiente. Entonces, de lo que trata esta teoría es, básicamente, efectuar mediciones constantes comparándolas con el resultado que se desea obtener para aplicar las correcciones pertinentes con la finalidad de lograr ese resultado.

¿Por qué cree que ha aumentado el uso de robots o sistemas automatizados en la vida diaria?

Porque este tipo de tecnología está creada con la finalidad de facilitar la vida de las personas. Por ejemplo, las máquinas pueden realizar tareas que nosotros los humanos no queremos hacer, como es el caso de las líneas de ensamblaje de piezas. También los robots pueden acceder o realizar actividades que pueden resultar peligrosas para los seres humanos, como ingresar a un edificio en ruinas después de un sismo. Los robots, las inteligencias artificiales y los sistemas automatizados permiten que las personas puedan dedicar su tiempo a tareas más creativas en lugar de enfocarse en tareas tediosas y repetitivas.

¿Cómo se implementa esta tecnología en misiones espaciales?

Llevar gente a Marte, por ejemplo, actualmente implica muchos riesgos y peligros debido al desconocimiento del lugar y las condiciones que lo rodean. Sin embargo, si formas automatizadas como robots o satélites son enviados, no habría riesgos de tan alto impacto como ocurriría si se pusiera en juego una vida humana. Estos sistemas, además, son enviados con la finalidad de recopilar información sobre las condiciones del lugar y acceder sin problemas a medios hostiles. Los satélites son la forma más común de tecnología automatizada para llevar a cabo esta tarea y se ha comprobado su efectividad en numerosas misiones. Lo que se busca es establecer un balance entre la tecnología y la exploración humana, es decir, es importante que la gente conozca y explore el espacio, pero tiene que darse de la manera más segura y prudente posible.

¿Qué opina del “turismo espacial”? ¿Cree que es viable?

Tener la posibilidad de llevar a la gente “común” al espacio genera que esta apertura hacia la exploración e investigación de nuevos lugares se convierta en algo más cotidiano. De hecho, el hombre siempre ha sentido curiosidad por el espacio desde tiempos remotos, el problema es que, al no tener la tecnología necesaria para acercarse a él, se produjo una mitificación de este como un lugar inaccesible, lejano y que traía consigo muchos peligros. Actualmente, existen empresas que están invirtiendo para generar las condiciones necesarias y contar con los medios de transporte adecuados con el fin de hacer viajes turísticos por el espacio. Creo que es una idea fantástica, porque la dicha de esta clase de proyectos radica en poder aprender y descubrir cosas nuevas que generen nuevos conocimientos, lo cual sería beneficioso compartir con todos y así puedan vivir la experiencia.

El perfil

Nombre: Robert H. Bishop
Nacionalidad: estadounidense
Grado académico: Ph.D., Rice University (Texas, EE.UU.)
Trayectoria: especialista en las aplicaciones de teoría y sistemas de control a productos de la ingeniería moderna. Además, ha desarrollado diversos proyectos sobre picosatélites y lanzó el primero de ellos en el Space Shuttle STS 127 en julio del 2009. Fue elegido como miembro del laboratorio NASA JET Propulsion. Actualmente, trabaja con la NASA sobre técnicas para lograr precisión en el aterrizaje planetario para dar soporte a las misiones humanas y robóticas. Coautor de Modern Control Systems, uno de los textos líderes sobre teoría de control.

¿Para qué nos visitó?

Evento: Ceremonia “Diez años de Ingeniería Mecatrónica”
Organizador: Especialidad de Ingeniería Mecatrónica

Calificar (No Ratings Yet)
SUCEDE EN:
Ingeniería Mecatrónica

DEJA UN COMENTARIO