02 de agosto del 2011

“El folklore nunca fue estático, siempre tuvo sus formas de transformación”

Chalena Vasquez

Directora del CEMDUC

El 22 de agosto se celebra el Día Mundial del Folklore desde que, hace 65 años, William G. Thorns usó el término por primera vez en la revista londinense Atheneum. En nuestro país se le considera folklore a todos los conocimientos y sabiduría de las culturas nativas. Para Chalena Vásquez, el término no es suficiente.

¿Cómo se podría redefinir el concepto de folklore en el Perú?

La palabra folklore nació para designar a todas las culturas distintas a la occidental académica escrita. Este concepto debería ser superado para comprendernos mejor al referirnos a las culturas de tradición oral. Podríamos hablar, en términos equitativos e inclusivos, de lenguajes artísticos en música, danza, teatro, artes plásticas (tejidos, cerámica, orfebrería, etc.) narrativa, poesía, de la literatura oral y todas las expresiones culturales que ahora llaman “patrimonio cultural inmaterial”. La palabra folklore incluye también todos los conocimientos, formas de organización para el trabajo, tecnologías agrarias y ganaderas, formas de prevención y de curación medicinal, todos los modos de pensar y de relación entre seres humanos y de estos con la naturaleza.

¿Cuánto sabemos los peruanos del folklore?

Toda persona en el Perú sabe mucho por propia experiencia, tiene conocimientos adquiridos por tradición oral, tiene su propia cultura. En nuestro país existen más de 50 lenguas, más de 3 mil danzas, cientos de géneros musicales, técnicas y materiales diversos e incalculables con los que se trabajan las artes plásticas peruanas, existen formas medicinales tradicionales, existe una exquisita gastronomía, etc. El asunto es que solamente se le está llamando folklore a las músicas y danzas tradicionales, entendiéndolas además de forma rígida, como si se tratara de repetición imitativa y sin cambios en el tiempo.

¿Cómo podríamos hacer el folklore más accesible?

El folklore peruano está constituido por todas las culturas de tradición oral que coexisten en el territorio nacional y de acuerdo a nuestras leyes este es un país pluricultural y multilingüe. En consecuencia, corresponde implementar prácticas de interculturalidad, sistematización de los conocimientos provenientes de la oralidad y promover una permanente afirmación de valores patrimoniales fundamentales. De esta manera, se podría construir un país sin discriminación, en el que podamos vivir respetando la vida de manera integral. Es necesario acercarse al estudio de las expresiones artístico-culturales y comprenderlas tanto en sus procesos históricos como en sus significaciones sociales y estéticas que siempre están cambiando de acuerdo a las condiciones materiales y sociales en las que viven sus cultores. Lo que llaman folklore nunca fue estático, siempre tuvo sus formas de transformación, de innovación, de incorporación de nuevas tecnologías, tiene sus propias formas de producción y de resignificación permanente. Prefiero hablar de música, danza, artes plásticas peruanas, medicina, agronomía, zootecnia, arquitectura ¿o llamarías a Machu Picchu “construcción folklórica”?

Entrevista: Evelyn Paredes Marengo

Calificar (2 votes, average: 1,50 out of 5)

DEJA UN COMENTARIO