12 de septiembre del 2011

“El fenotipo de las personas sigue siendo un factor de discriminación”

Edward Telles

Ph.D en Sociología por la Universidad de Austin (Texas) y profesor de la Universidad de Princeton

Contra la idea de que la discriminación por el color de la piel se ha superado, Edward Telles propone demostrar que los factores raciales siguen siendo motivos que causan desigualdad. Invitado a la PUCP para dar la conferencia “El proyecto sobre etnicidad y raza en América Latina y el método comparativo en Sociología”, el doctor Telles presentó los avances de una investigación que busca identificar los asideros de la discriminación en Latinoamérica.

Su trabajo relaciona los temas de etnicidad y exclusión. ¿A qué ideas ha ido llegando?
Siempre he querido entender las identidades, cómo se forman, cómo surgen la discriminación y la desigualdad y qué está haciendo la sociedad para combatirlas. La idea es que en nuestras sociedades hay clivajes sociales entre personas de diferentes etnias y, ahora, con el énfasis puesto en los derechos humanos, estos clivajes se hacen más importantes en América Latina.

¿La raza sigue siendo factor de discriminación?
Sí, es muy claro que la gente discrimina por el fenotipo de las personas. Esta situación se da en el mercado laboral, la educación y en lugares públicos. Tenemos datos en el Perú de gente que se siente discriminada y que ve que otras personas también son discriminadas.

¿Qué tipos de datos son los que están manejando?
Estamos trabajando en un estudio comparativo en América Latina sobre etnia y raza. Tratamos de comparar sistemáticamente a Perú, México, Colombia y Brasil. Hicimos una encuesta sobre la población nacional de esos cuatro países. Seleccionamos a 1,500 personas, a quienes se les hacen preguntas sobre identidad, discriminación, características demográficas, nivel socioeconómico y actitudes raciales. Por ejemplo: ¿Qué le parece que su hija se case con una persona negra o indígena? Recién estamos empezando este análisis.

¿Tienen algunos resultados preliminares?
Sí. En los cuatro países las personas negras e indígenas son las de más baja escala socioeconómica. La gente reporta discriminación por raza, nivel socioeconómico, incluso por su acento o si hablan otro idioma. Este es el caso de los indígenas. El 30 o 40 % de los peruanos ha sentido o ha sido testigo de este tipo de discriminación. Esa es una de las cifras.

¿Cuáles son las implicancias de reconocernos como multiculturales en un país como el Perú, por ejemplo?
En el Perú, por mucho tiempo ha habido una idea de supremacía blanca: que los españoles eran los civilizadores, la sociedad occidental era mejor y todos debían asumir ese modelo. Pero ahora los pueblos indígenas se reconocen desde sus propios derechos, la Ley de Consulta Previa es un ejemplo de ello. Se están dando más derechos a indígenas y a afrodescendientes, quienes se están sintiendo más orgullosos de ellos mismos. Sin embargo, creo que aún no estamos en el nivel esperado, en el que, a pesar de las diferencias, todos se sientan orgullosos de su multiculturalismo.

¿Qué pasa cuando estas poblaciones indígenas se ven obligadas a ceder sus costumbres y dejar su identidad para mimetizarse con la cultura hegemónica?
El problema es que ellos se han visto obligados a hacer eso para avanzar. Pero la idea de ellos es: ?¿Por qué no nos reconocen como estamos si nosotros nos podemos desarrollar? ¿Por qué no reconocen nuestros derechos como indígenas en vez de tener que asimilar otra cultura?? ¿Por qué el indígena tiene que ser ?ciudadano de segunda clase?? ¿Por qué no pueden ser indígenas y peruanos a la misma vez? Esa es una negociación que la sociedad tiene que hacer. No sé cómo, pero tiene que hacerlo.

Como país estamos justamente en esa paradoja.
Sí, hay un dilema porque los intereses son diferentes, pero los derechos de las personas son lo más importante. El desarrollo de la sociedad lo es también, pero los derechos de las personas lo son más.

¿Qué es lo que está faltando en nuestra sociedad?
No conozco profundamente el caso peruano, sin embargo, tienen una historia terrible de violencia. En Brasil se ha avanzado bastante y las desigualdades han caído mucho. Hay más preocupación por la gente, no solo por condición étnica sino también por la económica, pues hay una fuerte relación entre ambas.

En el Perú hay mucha expectativa sobre el nuevo gobierno pues ha buscado reivindicar a las poblaciones indígenas. ¿Tienen cabida estas demandas en un país como el nuestro?

Las reivindicaciones están ocurriendo en todo el mundo y por buenas razones: la gente quiere ser tratada como humana, quiere que sus derechos sean reconocidos. Son sociedades donde tienes dos o más clases de gente, y mucho tienen que ver las cuestiones de etnia o raza. Yo creo que en América Latina se trata de sociedades muy jerarquizadas, donde era vista como natural la idea de que había gente que dominaba a los de abajo. Creo que eso está cambiando. Es un proceso de democratización que es muy conveniente y bueno para la sociedad.

Usted lo ve con optimismo?
Sí. Es un proceso duro, pero ya está ocurriendo, cosa que es muy buena.

Entrevista: Ricardo Reátegui

Calificar (2 votes, average: 4,50 out of 5)

DEJA UN COMENTARIO